Educación

Movilidad Estudiantil - 27 de Diciembre de 2017 - Nota vista 815 veces

Un plan permitirá cursar materias en distintas universidades

Desde marzo próximo, los estudiantes de 230 carreras de ingeniería, 103 de informática y 111 de arquitectura y diseño de 75 universidades públicas y privadas del país podrán aprovechar el sistema de Reconocimiento de Trayectos Académicos (RTA) equivale a lo que en otros países son las "acreditaciones"

Por los acuerdos firmados se reconocieron 700 trayectos de formación que abarcan una o más materias. Además, el Ministerio de Educación de la Nación financiará un programa de "movilidad" universitaria. 

Desde mediados de 2018, a esos grupos de carreras se sumarán las de agronomía, veterinaria, recursos naturales y forestales y química, bioquímica y farmacia. Así lo confirmó a La Nación Mónica Marquina, directora ejecutiva de Calidad Universitaria de la Secretaría de Políticas Universitarias.

Reducir la deserción 

Hasta ahora, salvo cuatro universidades públicas -la de Buenos Aires (UBA), la del Comahue, la de San Juan y la de General Sarmiento-, todas firmaron el acuerdo que permite a sus alumnos cambiar de institución y que se les reconozca lo cursado en otra. El esquema apunta a generar más flexibilidad en los planes de estudios y a reducir el abandono de las carreras.

El programa de "movilidad" que instrumentará la Nación financiará los costos para que una cantidad de alumnos -el número no está determinado- de las carreras que integran el RTA puedan trasladarse y cursar, durante un semestre, un trayecto o más en una universidad diferente de la suya. 

"Es una manera de ponerle combustible al sistema que se pone en marcha y, además, de testear el funcionamiento -describió Marquina-. Se pagarán el viaje, el alojamiento y el seguro de salud".

Reconocer los conocimientos 

El RTA no sólo permite que quien está cursando cambie de universidad y se le reconozcan conocimientos, sino también que quien dejó los estudios pueda hacer determinados trayectos y les sean certificados. "Se abren opciones, por ejemplo, permite elegir orientaciones y después regresar a la misma institución. Es un mecanismo que alienta la permanencia", dijo Marquina.

El rector de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), Hugo Juri, explicó que este año empezaron a reconocer trayectos formativos a trabajadores: "Aplicamos el concepto de «universidades populares» reconocido por el Ejecutivo nacional desde la época de Arturo Illia y que hoy es más actual que nunca. El que ya se recibió o nunca estudió en la universidad debe reconvertir conocimiento". 

Juri fue uno de los impulsores del sistema convencido de que las universidades "no se pueden cristalizar en carreras que duran cinco años, porque cuando ese período termina el conocimiento ya se modificó".

Buenos Aires, Córdoba y Uruguay 

En el caso de la UBA, la decisión tomada hasta el momento es aplicar el sistema de acreditaciones sólo con la UNC; entre ambas tienen medio millón de estudiantes. Por su lado, la universidad cordobesa avanza en un acuerdo con sus pares uruguayas para un esquema de "reconocimiento mutuo" de trayectos formativos.

En el país existen 9385 carreras con títulos reconocidos y sólo 697 corresponden a ciclos de complementación en que se reconoce la formación superior no universitaria.

Marquina subrayó que se "aceleró" la incorporación de instituciones al acuerdo cuando "comprobaron que es voluntario y que cada una avanza hasta donde le parece; de ninguna manera se pone en juego la autonomía".

Optimismo por el sistema 

Liliana Cuenca Pletsch, secretaria académica de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y presidenta saliente del Consejo Federal de Decanos de Facultades de Ingeniería (Confedi), es optimista sobre el debut del sistema porque en el área la "articulación" en los primeros años existe desde hace tiempo; se organizaron "consorcios" que tenían un ciclo básico común, lo que agilizaba el pase entre universidades.

"Vamos a profundizar un trabajo que ya venimos realizando y cuyos resultados son muy productivos; los RTF generalizarán y extenderán el sistema", resumió.

Entre las carreras de ingeniería incluidas en los acuerdos se cuentan la aeronáutica, agroindustrial, alimentos, ambiental, bioingeniería, civil, computación, eléctrica, electromecánica, electrónica, ferroviaria, hidráulica, industria, automotriz, industrial, informática, mecánica, metalúrgica, minas, naval, pesquera, petróleo, química, telecomunicaciones y vial. 

El "Pasaporte digital" 

Habrá un "pasaporte" en formato digital para instrumentar la "movilidad universitaria". Paulo Falcón, director nacional de Gestión Universitaria, explicó a La Nación que será una tarjeta cargada con los datos del Sistema Informático Universitario, lo que permite -a través de un código QR- reconstruir la trayectoria del estudiante y sus datos.

"De esa manera se simplifica y agilizan los trámites; la idea es que ganen tiempo tanto los alumnos como las instituciones", añadió. El pasaporte, para ser válido -según el proyecto- deberá estar intervenido o generado por el Ministerio de Educación y será único; concentrará toda la información "esencial sobre el estudiante o graduado que refleje su real trayectoria". 

También se analiza la idea de que el formato digital permitiría incluir beneficios como descuentos en transporte, pase libre para actividades culturales y promociones para espectáculos. La potencialidad del pasaporte se estima en unos dos millones en función de la matrícula pública y privada de grado y posgrado.