APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

ARA San Juan - 7 de Diciembre de 2017 - Nota vista 1544 veces

Uno de los tripulantes del submarino se casaba hoy después de cinco años de noviazgo

Luis Niz y Alejandra Morales habían sacado fecha en el Registro Civil de Mar del Plata. Ella aún lo está esperando.

Luis Niz (27), uno de los 44 tripulantes del ARA San Juan, tenía cita hoy en el Registro Civil de Mar del Plata para casarse con su novia Alejandra Morales, quien al igual que él es miembro de la Armada. La celebración ya estaba organizada, sólo quedaba ultimar detalles una vez que Luis volviera de su recorrido de Ushuaia a Mar del Plata en el submarino.

Sin embargo, el pasado 15 de noviembre a las 7:30 am todo cambió, cuando la base recibió la última comunicación que se conoce hasta el momento del buque y nunca más supo nada de ellos.

La pareja formalizó su noviazgo en 2012 en la Base Naval de Puerto Belgrano, ubicada en la ciudad bonaerense de Punta Alta, y desde aquel momento ya fantaseaban con pasar por el Registro Civil. Hoy, después de cinco años de noviazgo, iban a declararse su amor frente a familiares y amigos más íntimos con una ceremonia muy íntima.

El marino emprendió su viaje de Ushuaia a la Base Naval de Mar del Plata pensando que iba a ser el último como soltero. Según un amigo de ambos, Luis y Alejandra se despidieron el 13 de noviembre, día que partió el ARA San Juan, con un brillo de felicidad en los ojos, imaginando la vuelta de él para consolidarse como pareja.

Pero la historia de amor quedó inconclusa. Alejandra y los familiares de los otros 43 tripulantes perdieron todo contacto con el submarino hace 22 días. Sólo les queda refugiarse en la fe y la esperanza para que, al menos, sepan qué pasó con la nave marítima.

Luis nació en San Miguel y desde hace dos años que navega en el ARA San Juan. Además de ser uno de los tripulantes más jóvenes, el año pasado fue el mejor promedio en el curso de submarinista. Alejandra es de Taíi del Valle, Tucumán, y forma parte de la banda de la Armada, gracias a su pasión por la música.

Las familias de los tripulantes tienen por costumbre alquilar una vivienda en el destino que tenga el submarino, motivo por el cual Alejandra ya estaba instalada en Mar del Plata. Cuando se enteraron de la desaparición de la nave, viajaron hasta allí la mamá de Luis, Ester, y una de sus hermanas, Sofía, quienes viven en Capilla del Señor, y también la mamá de Alejandra, quien llegó desde Tucumán para contener a su hija.

En estas últimas semanas logró mantenerse lejos de las cámaras de televisión. Prefiere guardar su intimidad y desahogarse con su círculo íntimo, quienes se encuentran apoyándola en todo momento para que pueda atravesar esta situación de la mejor manera posible.

El pasado domingo, el papá del submarinista, Antonio Niz, se presentó en el edificio de la Armada. Allí, en medios de las transmisión en vivo de las cadenas nacionales e internacionales de noticias, le dijo al vocero de la Fuerza, Enrique Balbi.

Pese a que el ministro de Defensa, Oscar Aguad, dijo en una conferencia de prensa que todos los tripulantes están muertos, Alejandra no se rinde, sigue esperando a Luis. Todavía quiere dar el "sí, quiero" y, desde su bajo perfil, seguirá insistiendo para que continúe la búsqueda de los 44 tripulantes.