APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Opinión

Mirta Bettendorff - El Diario de San Pedro - 7 de Diciembre de 2017 - Nota vista 75 veces

Concordienses por la Argentina

Tras mi llegada en el año 2008 a San Pedro, una localidad de la provincia de Buenos Aires, con 70.000 habitantes aproximadamente, a orillas del río Paraná, a 170 km de Capital, en Provincia de Buenos Aires, que en muchas cosas se parece a mi querida Concordia, fueron muchos sueños y muchas expectativas que llegaron conmigo

ya que el motivo principal era el haber conocido un entrerriano que estaba radicado en esta ciudad o sea fue el amor lo que me hizo anclar en este lugar, trabajé junto a mi hijo los primeros años en publicidad y marketing, pero lo que no sabía es que la vida me daría sorpresas y nace esta propuesta de primero hacerme cargo de un medio de comunicación y luego poder adquirirlo, hubo un tiempo de pensar y reflexionar el desafío era grande, las responsabilidades también, pero era una experiencia más.

San Pedro contaba con un bicemanario y un semanario y si bien El Diario hacía 11 años estaba en San Pedro era una receptoría de un Diario de Escobar , todo se manejaba desde allí, a partir de enero de 2014 se comienza a imprimir en nuestras instalaciones y fue un arduo trabajo para poder posicionarlo como EL DIARIO de SAN PEDRO, luego llega nuestra página web y de a poco en tiempos en que la gráfica compite con las redes sociales, podemos estar al servicio de nuestra comunidad.

No es fácil la tarea de informar diariamente, sin dudad no todo lo que sucede es bueno, ni las informaciones que brindamos suelen ser las que nos gustarían que el lector recibiera, pero siempre contamos la verdad de los hechos.

Fue un aprender a servir a la sociedad desde otro lugar informado y a veces siendo el canal de solución para un problema personal o de un barrio, donde no es fácil a veces no involucrarse y aquí estamos junto a mi hijo Fernando González Bettendorff pensando que a pesar de las dificultades que se presentan o pueden atravesar, nos siguen eligiendo, lo que nos llena de orgullo.