APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Opinión

Mascotas - 6 de Diciembre de 2017 - Nota vista 86 veces

Castración

Como todas las decisiones sobre tu mascota, la de castrarla o no es una responsabilidad tuya. Cada veterinario sabrá qué recomendarte y en este y en el próximo artículo intentaremos exponer los PRO y los CONTRA de esta intervención.

¿Qué es la castración?

Es la cirugía mediante la cual se extraen las gónadas sexuales (ovarios en las hembras y testículos en los machos). Es una cirugía que se realiza bajo anestesia total, en general con turnos anticipados (no es una urgencia) y no presenta demasiados inconvenientes en la cirugía ni en el posoperatorio (pero siempre son necesarios cuidados al menos una semana). Como siempre, con revisación y estudios previos sobre la salud de tu mascota para disminuir los riesgos.

¿A qué edad debo castrar a mi mascota?

Como recomendación general se indica castrar antes del primer celo en las hembras (esto reduce la probabilidad de desarrollar tumores de mama) y, al ser macotas jóvenes, el riesgo es menor.

EL primer celo marca la entrada a la pubertad y ocurre entre los 6 y 12 meses de edad, algunos meses después de que han alcanzado la talla y peso de adulto. Por ello las razas más pequeñas presentan el primer celo más temprano que las razas grandes, que pueden presentarlo a veces hasta los 18 meses. En el caso de los machos, la edad para poder realizar la castración, es la misma que para la hembra de su talla.

A medida que van pasando los años y los celos (la estimulación hormonal de úteros, mamas, ovarios, próstata, etc) va aumentando la probabilidad de presentar enfermedades en estos órganos.

Es un mito que la perra debe tener cachorros antes de castrarla. En su organismo, en cada celo ocurren las mismas cosas que ocurren en una preñez (por eso se dan los embarazos "psicológicos". Quizás alguna vez inclusive has visto perras con mamas con leche sin estar preñadas…). Las hormonas que reinan en el organismo de las hembras se preparan en cada celo como para que la perra quede preñada. Teniendo en cuenta esto, no hay motivo para que la perra tenga que tener cachorros antes de castrarla. Esto no quita que vos, como propietario, quieras un cachorro de tu mascota; en ese caso, conversa con tu veterinario para saber cuándo te conviene realizar el servicio y todo lo que sea necesario que sepas. ¿Qué beneficios tiene la castración?

Para las hembras:

*No presentan más celo (esto incluye, no "ensucian" más; no se juntan machos en la puerta de casa; no va a buscar escaparse; no hay probabilidades de tener cachorros que luego no vamos a poder quedarnos)

- Disminuye la probabilidad de presentar tumores mamarios (esto se cumple castrando antes del primer o como mucho antes del segundo celo, luego de eso las probabilidades de tumor de mama son prácticamente las mismas que en una perra sin castrar)

- Dejan de presentar problemas ováricos o uterinos (tumores, infecciones, problemas hormonales, etc.)

- Desaparecen enfermedades que pueden estar asociadas al celo (diabetes, sarna, etc.)

Para los machos:

- No buscan escaparse para buscar a la hembra en celo.

- Se reduce la probabilidad de desarrollar problemas de próstata o testiculares.

- Colabora en algunos problemas de comportamiento.

Para ambos:

- Al no escaparse, se evitan el vagabundeo, los accidentes, las peleas, los extravíos, etc.

- Se evita el nacimiento de cachorros que luego quizás no tengan hogar.

- Se limitan enfermedades de transmisión sexual.

Hasta aquí los beneficios, en la próxima entrega hablaremos de los "contras" de la castración. Con esto, ya podemos ponernos a pensar y evaluar para tomar una decisión en busca del bienestar de nuestro compañero.

Por Josefina Benn Dra. Veterinaria