APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

6 de Diciembre de 2017 - Nota vista 1583 veces

Una abuela vive a la vera del río junto a su nieto

A veces nos preocupamos por insignificancias o pensamos que nuestros problemas son los más importantes, nos deprimimos, nos enojamos con la vida, le recriminamos a quien se cruce, pero hay hechos que nos ponen de frente con la vida y reaccionamos con algunas cosas por las que nos enojamos o recriminamos no tienen sentido, o sí lo tienen, sólo que hay que darles la dimensión que merecen.

No es fácil, es claro, pero si vemos ciertas situaciones a nuestro alrededor debemos ser agradecidos de la vida y de lo que nos ha tocado. En una colaboración de nuestro compañero de profesión, Exequiel, nos hizo llegar a nuestra redacción un texto y fotos de una abuela que junto a su nieto viven a la vera del río Uruguay en estado de suma pobreza.

 No es una nota para recriminarle a nadie, sólo es para apelar a la solidaridad de la gente y del Estado que en este caso puede ayudar como lo hace en miles de situaciones, por eso se reitera que no es recriminar nada a nadie, sino más bien apelar a la sensibilidad de todos para darle una mano a alguien y que pueda vivir mejor.

 Cuando la vida golpea fuerte, dice Exequiel en sus líneas y cuenta la historia de Ramona quien “es una abuela que vive a la vera del río Uruguay en la playa Nébel. Ella se hizo cargo de su pequeño nieto con el cual recorre algunas casas pidiendo una escoba para barrer la vereda a cambio de un poco de comida o ropa. Es conocida en el barrio ya que más allá de su pobreza no dejó a su nieto a la buena de Dios”.

Hoy la vida la dejó en la costa del río de los pájaros. Algunos vecinos le llevaron un colchón con algunos alimentos que no puede cocinar debido a la falta de leña. Está viviendo en una pequeña construcción hecha de madera y nylon la cual se llueve y está expuesta a insectos o alimañas”, precisa Exequiel en su nota. La buena voluntad de muchos vecinos ayuda a que coma todos los días ella y su nieto, completa la nota. Es de esperarse que a partir de esta publicación se pueda encontrar una solución para Ramona y su nieto y un mejor vivir para ambos.