APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Espectáculos

5 de Diciembre de 2017 - Nota vista 795 veces

Las incomodidades de Adabel Guerrero en la intimidad

La artista atraviesa un presente inigualable. Embarazada de cinco meses, cuida su panza como lo que es: su tesoro más preciado. El gran problema en la pareja llegó por el lado de la intimidad.

Atravesó una larga lucha. Nada, ni el destino ni mucho menos el paso del tiempo, que siempre juega en contra en estos casos, lograron que bajara los brazos. Siguió adelante por su sueño, por lograr ese anhelo de convertirse en madre.

Primero fue por la vía natural, más tarde visitando una clínica, a un médico que le indicó los pasos a seguir y confirmando que no había nada que se los impidiera.

Fueron cuatro años de tratar, de frustraciones que se repetían, que le doblaban el alma, pero que no la quebraban. Mucho dolor acumulado que, al final, tuvo su recompensa.

 Adabel Guerrero (39) dejó todo el sacrificio atrás para enfocarse en lo que viene. Junto con su pareja, Martín Lamela (42), viven uno de los momentos más felices desde que están de novios, hace ya nueve años.

Más allá de alguna crisis, de haberse separado en algún momento del camino, siempre triunfó el amor, ese amor que pronto los tendrá como padres de Lola, la beba que viene en camino. Hasta en este punto, la vida los premió con el sueño de ambos.

Los dos querían una nena. Ella por deseo y él porque tiene tres nenes (Juan Cruz, Thiago y Valentino) de su relación anterior. Sobre este punto, Adabel contó que en su momento, apenas se enteraron, Martín habló con los chicos y ellos tomaron con mucha felicidad la llegada de un nuevo integrante a la familia.

 “Cuando me confirmaron que era una nena no pude contener la emoción. Yo sabía, lo presentía. En diciembre del año pasado me hice un nuevo tatuaje, un electrocardiograma con la palabra Lola. Todos me preguntaban sobre el diseño, pero no dije nada.

Fue tanto el deseo de tenerla que me lo grabé en la piel”. Atravesando su cuarto mes de gestación, la artista disfruta de este gran presente.

-¿Cómo estás viviendo este momento?

-Es todo realmente nuevo y cada detalle, cada cosa que me pasa me llena de emoción e ilusión. Con los miedos propios y comunes de cualquier mujer primeriza. Con las preocupaciones normales de querer que Lola esté bien en todo momento, de cuidar el embarazo. Hace unos días empecé a sentir las primeras pataditas, y es muy lindo. Es algo que no se puede explicar y que no lo entendés hasta vivirlo. Muchas madres hablan de ese momento único y no aguantaba más, quería vivirlo yo y ya.

-¿Ya llegó la época de los antojos?

-Nunca tuve antojos y no creo que exista eso. Me parece que es un escape que usan las futuras madres para comer sin culpa. Sí tengo más hambre, y en los primeros tres meses tenía más ganas de lo salado que de lo dulce. Ahora ya me normalicé con las comidas.

-¿Cambiaste algún hábito con la maternidad?

-Desde que estoy embarazada no puedo hacer actividad física, más que caminar o bailar suavemente, porque me baja la presión, me dan calambres y tengo baja de energía.

Eso me pasó con mayor intensidad en los primeros tres meses, pero sigo sin hacer actividad física. Ahora, por la panzota que tengo, que no me deja. Pero de todos modos creo que tiene que ver con que Lola esté bien y cuidada. Dedicarle todas mis energías a ella. Ya habrá tiempo para retomar todo, hoy la prioridad es ella.

-¿El embarazo les cambió la intimidad?

-Sí, por supuesto. Desde que nos enteramos de que estoy embarazada, lo sexual quedó en segundo plano.

Por ahí lo intentamos y terminamos riéndonos y sin hacer nada. Tanto a Martín como a mí nos resulta incómodo tener relaciones sexuales sabiendo que está Lola ahí. Pero bueno, supongo que esto también es normal en las embarazadas o al menos en las primerizas. Pasamos de hacerlo todos los días, cuando estábamos buscando, a esto.

-¿Cómo te preparás para Carlos Paz?

-Me voy a hacer temporada allá, sí. Con mucha alegría porque amo esta profesión y porque es una temporada distinta. Me voy embarazada, cosa que no pasa todos los días ni a todos los artistas. Es algo mágico.

-¿Cambiaron algo para que no te exijas?

-Es una nueva versión de Bien argentino, totalmente distinta a la que se venía haciendo. Así que no se cambió el guión por mí, sino que es una versión nueva. Se sumaron nuevas bailarinas, y yo este año sólo voy a cantar. Ya en marzo voy a parar con todas las actividades, porque tengo fecha de parto para los primeros días de abril.

-¿Ya te imaginás como mamá?

-Me imagino con ella en brazos y me da mucha ternura pensarlo. Con respecto a cómo voy a ser, no lo sé, pero voy a poner todo de mí para ser la mejor madre que pueda. Intentaré no ser sobreprotectora? aunque lo digo, pero sé que me va a costar cumplirlo. La idea es darle las libertades para que sea una nena independiente, que se valga por sí sola. Pero ya estamos hablando muy a futuro, ahora quiero tenerla conmigo, mimarla y llenarla de besos y amor.

Fuente: Paparazzi