APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Espectáculos

5 de Diciembre de 2017 - Nota vista 111 veces

Beatriz Salomón: “Los hombres son reacios al compromiso”

Beatriz Salomón habló sobre su presente actoral, sentimental y cuenta la relación que tiene con sus hijas Noelia y Bettina: “Somos muy compinches sin perder la relación de responsabilidad”.

Beatriz Salomón entiende que la actualidad es una etapa de mucha creatividad desde lo profesional y también en lo privado. En el universo doméstico, comparte junto a sus hijas preadolescentes vínculos de particular afecto y descubrimiento de muchos temas en la vida.

En tanto, en lo artístico, continuará, a partir de enero, en su cuarta temporada, con la exitosa obra de José María Muscari, “Extinguidas”. Precisamente, se instalará junto a su colegas Noemí Alan, Patricia Dal, Adriana Aguirre, Naanim Timoyko, Silvia Peyrou y los nuevos aportes de Divina Gloria y Edda Bustamente, en el teatro Candilejas, de Villa Carlos Paz. “El público quiere reencontrarse con aquellas muchachas, íconos de los ‘80, y poder meterse de lleno con la problemática de cada una. La experiencia que ha tenido ‘Extinguidas’ fue espectacular, en todo el país y también en Uruguay y en Brasil”, destacó la ex vedette en charla con el portal Diario Show.

Salomón sostuvo que “los años ‘80 fueron una década centrada en los sueños, el regreso a la democracia y una calle Corrientes a full con diversos espectáculos”. En relación con la actualidad, para la Salomón el cuadro de situación se encuentra bastante complejo en varias áreas. “La gente no llega a fin de mes y uno observa sus rostros entristecidos. Sin embargo, el espectáculo, más allá de estos desniveles, surge de las crisis como el Ave Fénix, y a ‘Extinguidas’ le ha ido muy bien; estamos en la cuarta temporada”.

Trabajó con los capos El Negro Olmedo es cita ineludible en el universo personal y artístico de la Turca. “Ha marcado un antes y un después en la historia del espectáculo. Lo que soy artísticamente se lo debo a Alberto, un ser muy generoso con quien tuve la posibilidad de trabajar en el cine, en el teatro y en la televisión”. Beatriz sostuvo que “con la gente que no conocía era un poco introvertido, sin embargo, en las reuniones con sus compañeros de elenco y equipo de trabajo, en general, desbordaba de histrionismo, humor y siempre muy solidario. Por esas cuestiones del destino, artísticamente, fue revalorizado después de su muerte”.

También, Beatriz puntualizó su paso junto a los grandes capocómicos como Jorge Porcel, Tato Bores, Tristán y Juan Carlos Calabró. Sobre el Gordo Porcel, destacó que “fue también una figura fundamental de la revista, un tipo muy creativo y repentista sobre el escenario. No tan sociable con sus colegas y compañeros de trabajo, otra forma y estilo, una personalidad distinta de la de Olmedo”.

En tanto, la figura aseguró que pasa momentos de particular felicidad con sus hijas Noelia (16) y Bettina (14), fruto de su unión con el médico Alberto Ferriols, vínculo, que como se recordará, finalizó de una manera traumática tras una cámara oculta que se le realizó a su ex sobre actos privados de identidad sexual.

“Nos llevamos muy bien con las chicas. Somos muy compinches sin perder la relación de responsabilidad que debe existir entre madre e hijas. Dialogo mucho con ellas, les explico cuestiones de la vida, para que estén atentas, puntualmente. También salimos bastante de paseo, vamos al cine y al shopping. Y me acompañan siempre, en todas las giras y presentaciones que hacemos. Noelia va a estudiar medicina y Bettina aún tiene más tiempo para poder definirse. Son encantadoras y las disfruto con mucha alegría”.

En cuanto a su universo afectivo, Beatriz dijo que “me encuentro muy tranquila y bien en estos momentos. Por otra parte, no quiero que me vuelvan a lastimar y, además, veo con preocupación que los hombres en la actualidad son muy reticentes a contraer compromisos. Si aparece algo, veremos. No obstante, va a ser muy difícil convencerme”. También destacó que “la paso muy bien en la intimidad de mi casa. Me gusta la limpieza y también cocinar. Recibir gente y amigos para cenar es otra de mis preferencias. Pero siempre, con buena onda. Me quiero evadir de la queja constante y de la energía negativa”. Es la Turca, una Beatriz Salomón más auténtica que nunca.