APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Deportes

4 de Diciembre de 2017 - Nota vista 140 veces

Triste despedida para Miguel Cotto: perdió el título mundial en su última presentación

El puertorriqueño le puso fin a su carrera en los cuadriláteros con una derrota ante el estadounidense Sadam Ali, quien le arrebató la corona de peso mediano junior de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

 Miguel Cotto, que llegó como gran favorito a la pelea, la última de su brillante carrera profesional de 15 años, no fue ni la sombra de su mejor forma, y perdió por la vía de la decisión unánime en 12 asaltos.

 Los jueces tuvieron muy claro quien fue el ganador al presentar unas cartulinas de 116-112, 115-113 y 115-113, respectivamente, todas favorables a Sadam Ali, que reside en Nueva York.

En su décimo combate en el Madison Square Garden, el puertorriqueño se despidió de los cuadriláteros ante 12.391 aficionados, mayormente de su país.

 Cotto, de 37 años, terminó su carrera con marca de 41-6, con 33 nocauts. El peleador boricua representó a su país en los Juegos Olímpicos del 2000 en Sydney y ganó seis títulos mundiales, el último fue el vacante de las 154 libras el pasado 26 de agosto contra el japonés Yoshihiro Kamegai.

 El ahora ex boxeador, es el único peleador en coronarse en las divisiones welter junior, welter, mediano junior y mediano.

 Por su parte, Ali, de 29 años, también olímpico del equipo de Estados Unidos en el 2008, colocó su marca en 26-1, con 14 nocauts. Ali lució fuerte y rápido contra su rival, y lo dejó con marca de 8-2 en el Madison Square Garden.

 Las estadísticas dejaron a Ali que conectó 139 de 647 golpes (21 por ciento) y Cotto 163 de 536 (30 por ciento), pero Ali estuvo superior en la segunda mitad de la pelea, después de que Cotto dijera que se lastimó el bíceps izquierdo en el séptimo asalto.

 La batalla ante Ali marcó el final de la trayectoria profesional de uno de los más importantes campeones en la historia del boxeo puertorriqueño. Sin embargo, el futuro en el boxeo en el cuadrilátero para Cotto, no parece tener escrita aún la última página de su libro.