APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Opinión

2 de Diciembre de 2017 - Nota vista 69 veces

¿Cómo nos comunicamos…?

¿COMO NOS COMUNICAMOS…? La comunicación es esencial para nuestra vida, dado que influye directamente en el rendimiento y la eficiencia de nuestras tareas (éxito o fracaso), determina la calidad de nuestras relaciones familiares, laborales, sociales, etc. (unión o separación) impactando, además, en nuestro estado interior (paz o perturbación).

Vivimos en una sociedad donde inter-dependemos unos de otros, donde necesitamos conectarnos mutuamente a fin de convivir y coordinar acciones para lograr aquello que deseamos y nos proponemos. Cualquier proyecto que pongamos en marcha requiere la asistencia, la ayuda, el empuje, la colaboración, el trabajo y las gestiones de otras personas. Por eso es fundamental tomarnos tiempo para desarrollar y mejorar nuestras habilidades comunicacionales, aprender a escuchar activa y empáticamente, a indagar para comprender y a expresarnos de un modo claro, eficiente y sin violencia.

UNA HISTORIA…

Para ilustrar el tema de hoy, compartimos un cuento (autor anónimo): “El Sueño del Sultán”

Una noche, un popular Sultán soñó que había perdido todos los dientes.

Al despertar, ordenó llamar a un Sabio para que interpretase su sueño.

- ¡Qué desgracia Mi Señor! - exclamó el Sabio - Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de Vuestra Majestad.

- ¡Qué insolencia! - gritó el Sultán enfurecido - ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa?...

- ¡Fuera de aquí! - Llamó a su guardia y encargó que le dieran cien latigazos.

Más tarde mandó que le trajesen a otro Sabio y le contó lo que había soñado.

Este, después de escuchar al Sultán con atención, le dijo:

- ¡Excelso Señor!... Gran felicidad le ha sido reservada. El sueño significa que Ud. sobrevivirá a todos sus parientes.

Se iluminó el semblante del Sultán con una gran sonrisa y ordenó que le dieran a este sabio, cien monedas de oro.

Cuando éste salía del Palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado:

- ¡No es posible!.... La interpretación que has hecho de los sueños del Sultán es la misma que el primer Sabio. No entiendo porque al primero le pagó con cien latigazos y a ti con cien monedas de oro.

- Recuerda bien amigo mío - respondió el segundo Sabio - “Que todo depende de la forma como se dicen las cosas…

Uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender a comunicarse.

De la comunicación depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra.

Que la verdad debe ser dicha en cualquier situación, de esto no cabe la menor duda, pero “la forma” con que es comunicada es lo que provoca la unión o la separación. La verdad puede compararse con una piedra preciosa. Si la lanzamos contra el rostro de alguien, seguramente lo hiere; pero si la envolvemos en un delicado embalaje y la ofrecemos con ternura, ciertamente será aceptada con agrado.”

SER UN BUEN COMUNICADOR

En el cuento se observan dos formas diferentes de presentar la información. Cada sabio utilizó un estilo, una actitud, un enfoque y un lenguaje propio; y si bien, en definitiva, ambos dijeron lo mismo, se expresaron de forma distinta y así fueron sus resultados.

Primer Sabio.:

- ¡Qué desgracia Mi Señor! - Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de Vuestra Majestad.

Segundo Sabio:

- ¡Excelso Señor!... Gran felicidad le ha sido reservada. El sueño significa que Ud. sobrevivirá a todos sus parientes.

Comparando estas afirmaciones podemos observar que el mensaje que damos va más allá de las palabras que utilizamos. Por eso resulta necesario cuidar el contexto y focalizar en la “forma” en que presentamos la información (¿en modo negativo o positivo?), la actitud que tenemos en el momento, nuestra postura, el lenguaje corporal, los gestos, el tono de voz, las pausas, los silencios, las entonaciones. Todo, en conjunto, hace a la coherencia o incoherencia, a la claridad o confusión del mensaje que estamos transmitiendo

Y no basta con solo hablar, decir, expresar, sino que la escucha juega un papel fundamental en este intercambio, es la otra cara de la misma moneda. Por eso, necesitamos conectarnos emocionalmente con el destinatario del mensaje, estar atentos, observar su comportamiento, sus actitudes, sus necesidades, y verificar luego, su comprensión y la interpretación arribada, indagando… a fin de saber si ese mensaje fue recibido tal cual lo quisimos transmitir.

LOS BENEFICIOS DE UNA

BUENA COMUNICACIÓN

Ser un buen comunicador es clave para alcanzar el éxito en la vida personal y profesional; favorece el desarrollo de las tareas de un modo eficiente, la resolución de conflictos con mayor facilidad y un liderazgo con mayor empatía, seguridad y confianza. Además, el diálogo abierto y auténtico es indispensable para procurar y mantener relaciones sólidas y genuinas en todos los ámbitos de nuestra vida.

Y por otro lado, el saber comunicarnos con claridad, con calma y en forma asertiva (es decir: sin reprimir ni callar lo que pensamos y sentimos, ni explotar mediante impulsos violentos) nos ayuda a fortalecer la autoestima y la confianza personal, a pararnos firmes en la vida, y a alcanzar el equilibrio y la armonía con uno mismo.

La buena comunicación influye positivamente en una vida más saludable, pacifica, feliz. Y lo importante es saber que las habilidades comunicacionales se aprenden, se desarrollan, se entrenan y se mejoran; solo basta decisión, compromiso y práctica constante a fin de crear nuevos hábitos que nos lleven a conquistar aquellos resultados que buscamos.


María Inés Francisconi

Desarrollo Humano

Abogada Mediadora

Coach Ontológico

Contacto: ine.francisconi@gmail.com