APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Tecnología

30 de Noviembre de 2017 - Nota vista 71 veces

A contramano del mundo, en la Argentina el furor por las tabletas no se detiene

Las ventas subieron un 36% y en otros países bajaron. Ventaja impositiva frente al celular y su uso como juguete, las razones.

A casi siete años de la aparición del primer iPad, que inauguró una nueva categoría de dispositivos tecnológicos, las tabletas todavía siguen en vidriera, aunque con menos luces. Mientras la tendencia global marca un claro descenso de su consumo, en Argentina su crecimiento se sostiene desde hace 5 años. Uno de los motivos que destacan los analistas es que los modelos de 7 pulgadas se convirtieron en “pizarras electrónicas” para los más chicos, con programas educativos ya instalados. Otra clave es una ventaja impositiva de las tabletas con respecto a los celulares.

Cuando a mediados de 2010 los smartphones vieron amenazada su soberanía por el ascenso de las tabletas, se dieron cuenta que bastaba con aumentar algunas pulgadas el tamaño para que la rivalidad se entibiara. Sin embargo, en Argentina, la diferencia entre un smartphone económico y una tableta sin pretensiones es muy amplia. Mientras los teléfonos básicos rondan los $ 4.000, se consiguen tabletas por la mitad.

Modelos para chicos. Muchas de las tabletas exitosas se venden como un juguete y hay modelos que valen un poco más de 2 mil pesos.

Según los datos acumulados hasta octubre de 2017, el mercado local de tabletas registra más de 2.000.000 de unidades despachadas, según cifras de la Aduana. Así, en el historial registrado desde 2013, el país exhibe un récord de crecimiento sostenido de 58 meses.

La consultora GfK registró en el país un crecimiento de venta de unidades del 36,8% con respecto al último año. En cuanto al tamaño, las que salieron más beneficiadas fueron las de 10 pulgadas, que reportan un incremento del 58,8% y un 41,7% para el rango de las 7 pulgadas. Estas mismas mediciones aplicadas al resto de Latinoamérica, señalan que en Chile la demanda cayó un 24%, en Colombia un 29% y en Perú un 34%.

A contramano del país, en Chile la demanda cayó un 24%, en Colombia un 29% y en Perú un 34%.

Clarin