APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Agro

La Columna Forestal del INTA Concordia - 24 de Noviembre de 2017 - Nota vista 253 veces

La madera: Material carbono neutral

Dada la situación del Cambio Climático, y el Calentamiento Global van surgiendo nuevos conceptos y términos a tener en cuenta en los procesos productivos, entre ellos el ciclo de vida del producto (considerando todo el proceso de producción, instalación, vida útil y posible reciclado o destino final), su gasto energético y su huella de carbono (cuanto se emite de dióxido de carbono (CO2) en un proceso, el cual es uno de los gases del efecto invernadero), con su correspondiente balance de carbono, entre otros.

Como resultante de ello se realiza el balance entre la captura y emisión de estos gases, donde la madera resulta ser uno de los pocos materiales que compensa todas las emisiones de su transformación con la captura que realizó el árbol.

El ciclo de vida: De acuerdo a lo comentado, el ciclo de vida de la madera comienza desde su formación natural en el árbol, y pasa por su corte- industrialización e instalación en obra, siendo que luego continúa durante su vida útil, considerando además la factibilidad de reutilización, reciclado, o bien su capacidad de biodegradarse. Es conocido que partes de una casa de madera se pueden reutilizar (puertas, ventanas, tirantes, etc), o bien desmenuzarse en chips para ser empleado, tableros reconstituidos, o bien simplemente quemarse para generar energía, siendo que si es empleada en coberturas de suelo (mulching) o enterrada se va a biodegradar en forma sencilla, generando materia orgánica.

El ciclo energético: Si bien no es el centro de este artículo vale comentar que una semilla de eucalipto (que pesa 5 millones de veces menos que un Kg), con solo: energía natural, agua de lluvia y nutrientes, se transforma en 400 kg de madera a los 10 años, y que bien manejada su ciclo es renovable. Ningún material de construcción inorgánico tiene esta propiedad.

La captura: Los seres vivos que tienen clorofila (plantas), con la fotosíntesis son capaces de capturar CO2, y como beneficio extra liberar oxígeno. Es así como los árboles, por cada t de CO2 que capturan, liberan 0.7 t de Oxígeno.

Este CO2 va a aportar el carbono ( C) que pasará a formar parte de sus tejidos formando “la madera”, siendo que quedará dentro del elemento que se fabrique, el que pasara a ser un “sumidero de carbono”, por lo que de colocarse en una vivienda quedará por los años que dure ésta (es uno de los mayores sumideros) , y sólo volverá al ambiente si se la quema.

La emisión: Una vez generada la madera en forma natural se requieren de procesos para su corte, transporte, industrialización, transporte en obra y colocación.

Todos ellos emplean máquinas y elementos que “emiten” C02 al ambiente, siendo que la sumatoria de ellos es lo que se conoce como “la huella de carbono”, la cual debe considerase a la hora de considerar el impacto de los distintos materiales.

El balance

Cuando se evalúa la “captura” del CO2 por parte del árbol, y se la compara con todas las “emisiones” del ciclo productivo, la madera es uno de los pocos materiales que da un balance equilibrado, (que compensó capturas con emisiones) lo que da origen a la “carbono neutralidad” lo cual es válido para varios productos de madera (hoy día Costa Rica tiene Ferias de la “Carbono neutralidad” donde prevalece la madera) .

 En el caso de la construcción se debe sumar además la sustitución que se hace de otros materiales que hubiesen emitido, por lo que se considera que cada tonelada de madera equivale a 2 toneladas de C02 menos en el ambiente (una por captura, y otra por sustitución).

Todo ello lleva a la madera a ser considerado como el único material de construcción “carbono neutral”.

Informes: Ing. Ftal. Martín Sánchez Acosta sanchezacosta.martin@inta.gob.ar


Por: Ing. Ftal. Martín Sánchez Acosta