APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Salud

22 de Noviembre de 2017 - Nota vista 90 veces

¿Cómo sentirnos saludables durante el embarazo?

Los especialistas recomiendan practicar actividad física durante el embarazo para cuidar la salud de la madre como del bebé, pero dentro de la gran variedad de ejercicios podemos encontrar algunos son más apropiados que otros. Las actividades en el agua siempre son recomendadas gracias a sus múltiples beneficios para los niños, adolescentes, adultos o gente mayor. Pero en el caso de una futura mamá, encontramos que la gimnasia en el agua es el mejor medio para alcanzar mayores beneficios y sentirnos saludables durante el embarazo.

El aumento de la panza hace que la movilidad de la madre sea más limitada en los últimos meses y que el nuevo peso del cuerpo juegue en contra para mantener el equilibrio ideal. Es normal que las madres también sientan hinchazón en las piernas o sufran dolores en la espalda, es por eso que en el agua a comparación de una clase en piso se puede disfrutar del ejercicio sin sentirse tan pesadas, y se logran hacer movimientos que fuera del agua no podríamos.

Son numerosos los beneficios que la natación para embarazadas puede dar tanto a la madre como al bebé. Su principal ventaja es que dentro del agua, te puedes sentir más ligera y relajada a pesar de la panza, y gracias a esa sensación, el esfuerzo de los ejercicios es mucho menor. Además, un rato de natación suave o de gimnasia acuática te aportan beneficios respiratorios y musculares que te ayudarán a preparar el cuerpo para facilitar el trabajo de parto, e incluso la recuperación postparto. Pero los beneficios no se quedan allí, hay una lista larga de ventajas que la práctica de natación les da a las futuras mamás.


Algunos de los beneficios de la natación para embarazadas son;

- La sensación de liviandad libera las articulaciones y logra que tu cuerpo se relaje

- Ayuda a controlar el aumento peso durante el embarazo, quemando calorías que ya no se necesitan.

- Mejora el tono muscular en zonas como los brazos, espalda, zona abdominal y piernas, por lo que la natación para embarazadas se considera un ejercicio muy completo.

- La posición vertical que se adopta en la piscina ayuda a que no se recargue una sola parte del cuerpo sino que se reparta el esfuerzo de modo equilibrado.

- Mejora la flexibilidad del cuerpo y su resistencia, al fortalecer los ligamentos y articulaciones

- Al ser una actividad aeróbica, mejora el sistema cardiovascular y respiratorio Alivia los dolores de espalda típicos del embarazo, gracias a los movimientos de estiramiento y el masaje del agua.

- Promueve una mayor oxigenación en la sangre que también beneficia al bebé.

- Ayuda a aliviar el estrés y la tensión nerviosa Ayuda a reducir los dolores del parto, y logra que la recuperación post parto sea mucho más rápida.

Que necesito para empezar este tipo de actividad durante el embarazo.

Las clases son para cualquier embarazada que quiera realizar ejercicio, no importa si normalmente se realiza o no alguna actividad porque la clase se va ir adaptando a las necesidades y objetivos de la madre. Por más que sea una actividad dentro del agua no es necesario saber nadar para poder realizarla, pero siempre recomendamos realizar este tipo de actividades por profesionales especializados, no solo profesores de aquagym o natación. El único requisito obligatorio es tener el apta médico o del obstetra para poder comenzar la actividad.

¿Cuándo no es aconsejable la natación para embarazadas?

La actividad física durante el embarazo debe estar bien orientada y controlada por un experto, para que puedas estar más segura de que haces lo correcto. A pesar de todos los beneficios que tiene la práctica de la natación prenatal para embarazadas, no es aconsejable ni para la madre ni para el bebé en caso de tener alguna de estas condiciones especiales:

- Amenaza de parto prematuro.

- Incompetencia cervical (cerclaje).

- Retardo de crecimiento intrauterino.

- Embarazo de alto riesgo.

- Problemas vasculares.

- Hipertensión arterial crónica.

- Patologías tiroideas, cardíacas o pulmonares.