APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Opinión

22 de Noviembre de 2017 - Nota vista 61 veces

“Voy por la Paz”

Así se llamó al festival que el domingo pasado se realizó en Rosario, precisamente en el Monumento a la Bandera. Entre otros, además de una multitud que llenó el gran anfiteatro, estuvieron presente y nos dejaron mensajes muy humanos, muy profundos: Rigoberta Menchú, Adolfo Pérez Esquivel y Lech Wallesa cada uno Premio Nobel de la Paz. Entre otras personalidades que lucharon e incluso arriesgaron su vida para que la Paz, algún día sea una realidad en el mundo.

León Gieco, Peteco Carabajal, Baglietto, Pacheco, fueron algunos de los grandes artistas que animaron la noche, alguien dijo: “El día que dejemos de sonreír, que dejemos de cantar, será el día que nos vencieron’’.

Durante el festival se dijo también “La Paz no es solo ausencias de conflictos, es también amar a nuestro pueblo, no ser indiferentes a sus sufrimientos, a su pobreza creciente, al hambre, a niños desnutridos. En definitiva no es la paz de los cementerios’’.

Con igual convencimiento podemos decir que la libertad es fundamental para un país, sin ella no se pude amar y sin amor no podemos construir una patria más justa para todos.

Una frase muy aplaudida fue “La Democracia es el poder del pueblo, deseamos que los que nos piden los votos, antes nos pidan perdón”.

Que los dirigentes sindicales, políticos, religiosos sean la voz del pueblo, de sus necesidades de sus reclamos, especialmente de los más humildes y nunca, aliados de los poderosos.

Daba ganas de seguir escuchando a esos “viejos” que nos hablaban desde su experiencia, desde su convencimiento. “Viejos por la Paz”, Viejos fuertes, que no abandonan la lucha y allí donde creen necesario están presentes; viejos pacifistas, hablan sin odios, ni resentimientos solo buscan la paz, viejos que tienen el coraje que a otros les falta, viejos que aman, viejos que dan la vida por construir una Paz auténtica y definitiva.

“VOY POR LA PAZ”, FUE Y DEBE SEGUIR SIENDO LA CONSIGNA DE CADA UNO DE NOSOTROS, DE CADA ARGENTINO. Una paz operante, fuente de justicia para todos, fuente de trabajo, como un derecho, de salud, de educación, fuente de libertad de expresión, donde nadie sea condicionado u obligado a hablar de tal o cual tema.

VOY POR LA PAZ UNA CONSIGNA QUE ME ATREVO A TRANSFORMARLA EN UNA INVITACIÓN URGENTE.

“VAYAMOS TODOS POR LA PAZ CON JUSTICIA SOCIAL, SOBERANÍA ECONÓMICA Y LIBERTAD DE EXPRESIÓN”.


Pablo Sánchez


  • TEMAS DE LA NOTA:
  • PAZ