APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Opinión

19 de Noviembre: - 18 de Noviembre de 2017 - Nota vista 86 veces

Jornada por la prevención del abuso contra personas menores de edad

“EL ABUSO ES ENTENDIDO COMO CUALQUIER FORMA DE SUFRIMIENTO INFLIGIDO A UN NIÑO (violencia física, sexual o psicológica) por una persona que lo tiene bajo custodia, que tiene autoridad sobre él y en quien el niño debería poder confiar. Estas formas de violencia se producen en el ámbito familiar, en la escuela, los sistemas de protección y de justicia, el lugar de trabajo y la comunidad.

Una buena definición, a la que cada uno según su experiencia o su sensibilidad podría agregarle lo que le falta. Pero es para pensar.

En estos tiempos lo que más nos sacude y nos conmueve dolorosamente, es saber que los muchos y terribles casos de abuso sexuales que han sufrido nuestros niños, en sus propios hogares, familiares muy cercanos o amigos, en nuestras iglesias, donde uno creía que los niños estaban seguros, cuidados.

Otros abusos, que quizás no nos sensibilizan tanto e incluso a veces lo vemos como algo natural; es el maltrato familiar, con insultos, castigos corporales, ignorarlos cuando nos hablan, o realizar frente a ellos actos de violencia entre sus padres, un niño nunca va a entender, ni aceptar que sus padres se agredan, es muy doloroso para ellos. El bullying en la escuela, donde están sus amigos y sus maestras en quienes confían y quieren, deja una cicatriz, que muy difícilmente pueda cerrar.

Mucho se podría decir, pero lo principal es hacer, prevenir todo tipo de violencia contra nuestros niños. La comunidad de adultos debe sentirse responsable de cada chico, de cada menor de edad que comparte de algún modo nuestra vida.

Ellos confían en nosotros, ellos esperan que lo amemos, que lo cuidemos, que los comprendamos, que los escuchemos y que solo tengamos para ellos caricias y palabras lindas y sobre todo cuando nos cuenten algo, creerles, si dudamos, investigar, controlar, ver, para saber si es verdad lo que nos han contado. Pero nunca, nunca seamos indiferentes a lo que nos dicen.

Nunca más un niño sufriendo violencia, algo podemos y debemos hacer para evitarlo. Dios nos ilumine para que dejen de ser noticia por motivos tan dolorosos y humillantes.

Día Nacional de la Prevención contra Personas Menores de Edad... para pensar

Pablo Sánchez