APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

14 de Noviembre de 2017 - Nota vista 90 veces

Escuelas “fumigadas” a lo largo del territorio nacional

Unos 700.000 niños y adolescentes que estudian en escuelas rurales están en riesgo por las fumigaciones con agroquímicos que se llevan a cabo sin control en los campos aledaños a los centros educativos.

Según datos oficiales, que fueron difundidos durante una audiencia pública del Parlamento argentino, Santa Fe, Buenos Aires, Córdoba, Chaco, Corrientes, Neuquén, Entre Ríos y Santiago del Estero son algunas de las provincias en las que las escuelas rurales conviven a diario con la producción agraria que, mayoritariamente, utiliza glifosato.

En la ciudad bonaerense de Coronel Suárez, a unos 450 kilómetros al sudoeste de la capital argentina, un estudio llevado a cabo por el municipio mencionó que 23 escuelas rurales fueron en algún momento de los últimos cuatro años rociadas con herbicidas por lindar con campos sembrados.

El caso de Coronel Suárez fue incluido en el documento “Riesgo Ambiental de la Niñez en la Argentina”, elaborado en conjunto por la Defensoría del Pueblo argentino, la Organización Mundial de la Salud (OMS), UNICEF, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El informe contemplaba, además, las fumigaciones en la cercanía de escuelas situadas en las ciudades de Pampa del Infierno y Pampa del Indio (Chaco), Ranqueles (Córdoba), Departamento Uruguay (Entre Ríos) y Los Toldos (Buenos Aires), donde en 1919 nació Eva Duarte de Perón, Evita.

A partir de aquel documento, la Defensoría del Pueblo de Argentina emitió una resolución en la que recomendó al Estado disponer medidas “para minimizar los riesgos por el uso de agroquímicos, especialmente en cercanía de la población y las comunidades educativas rurales a donde asisten niños, que se ven expuestos a los tóxicos como consecuencia de las actividades productivas”.

Problemas de salud

Dolor de cabeza, adormecimiento de los labios, sequedad en las mucosas, irritabilidad en la vista, náuseas, vómitos y angustia son algunos de los problemas de salud que sufren las y los estudiantes por las fumigaciones con glifosato, agregó el informe.

“En la provincia de Santa Fe hay 700 escuelas fumigadas. En Entre Ríos, el 80 por ciento de las escuelas fueron fumigadas por lo menos una vez en horario de clase”, afirmó al portal de noticias Infobae la periodista Fernanda Sández, autora del libro “Argentina fumigada. Agroquímicos, enfermedad y alimentos en un país envenenado”.

Ana Zabaloy, ex directora de la Escuela Rural Nº 11 de San Antonio de Areco, a unos 100 kilómetros al oeste de Buenos Aires, es una de las referentes de la Red de Docentes por la Vida, en la que se agrupan maestras y maestros rurales de diferentes ciudades bonaerenses que padecen los efectos de las fumigaciones con glifosato.

“Están poniendo en riesgo la salud de los alumnos y de los docentes”, dijo Zabaloy a la revista El Federal.

La Red de Docentes participó semanas atrás en una muestra en la que fueron expuestos dibujos que los estudiantes de las escuelas rurales hicieron para representar el momento en el que sufren las fumigaciones. “Esos dibujos han circulado en forma de denuncia. Es una forma más de guardar registro”, comentó.

.