APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Opinión

Ser humanos - 11 de Noviembre de 2017 - Nota vista 88 veces

SER MI PROPIO ENEMIGO

¿Por qué fracasan las mejores ideas? ¿Por qué no logramos llevar a la práctica nuestros objetivos? ¿Por qué nos cuesta tanto concretar los sueños?

LOS MODELOS MENTALES

Peter Senge, economista, pedagogo y escritor norteamericano que revolucionó con sus teorías el mundo de los negocios, dijo:

"Estamos cada vez más convencidos que este ‘trecho entre el dicho y el hecho’ no surge de intenciones débiles, de flaqueza de voluntad o aun de una comprensión asistémica, sino de modelos mentales. Más específicamente, los nuevos conceptos no se llevan a la práctica porque chocan con profundas imágenes internas acerca del funcionamiento del mundo, imágenes que nos limitan a modos familiares de pensar y actuar.

"No podernos llevar en la mente ni una organización, ni una familia ni una comunidad. En la mente llevamos imágenes, supuestos e historias. Nuestros ‘modelos mentales’ no sólo determinan el modo de interpretar el mundo, sino el modo de actuar."

Los modelos mentales conforman la estructura de nuestro pensamiento mediante la cual interpretamos el mundo que nos rodea. Esta forma de pensar y de observar se viene construyendo desde nuestro nacimiento, con la biología, por las circunstancias personales vividas, por la cultura, la historia, los aprendizajes, el entorno en que crecemos y nos desarrollamos.

"Así como pensamos, actuamos". Los modelos mentales son muy importantes porque moldean nuestros actos, son poderosos porque afectan lo que hacemos y todo aquello que dejamos de hacer y son únicos e individuales para cada persona. Si vemos una película, escuchamos un tema musical, asistimos a una fiesta o presenciamos un accidente, seguramente cada persona describirá esos hechos de una manera diferente.

LAS CREENCIAS LIMITANTES

Desde niños aprendemos por imitación, por observación directa y por experimentación, y vamos construyendo esos modelos mentales conformados por cúmulo de "creencias" en la cuales basamos, luego, la vida adulta. Y son estas "creencias" las reglas que determinan hoy nuestra vida, el estilo de nuestras relaciones, la salud, la percepción de nuestras capacidades y condicionan los resultados que obtenemos: en el éxito o fracaso... porque "Creer es Crear".

Ahora bien, estas "creencias" pueden, por un lado, potenciar, impulsar y favorecer nuestro camino, o por el contrario, ser grandes obstáculos que lo imposibiliten, generando estrés y desequilibrios.

Y aquí está el punto para reflexionar: podemos tener grandes sueños, mucha voluntad, pero si nuestro "sistema de creencias" nos bloquea, nos limita o no nos acompaña en la aventura, no podremos concretar esos sueños.

Alguna vez... ¿has repetido alguna de estas frases?

"A esta edad no puedo… ya estoy grande para esto….

"Una buena madre "no debería" trabajar afuera

"Un buen padre ‘debería’ tener la solución a todo

"No soy bueno para cobrar por mi trabajo.

"El dinero no es importante, vuelve superficial a la personas

"Me cuesta mucho ganar dinero

"No tengo perseverancia.

"Sola es mucho más complicado

"Nunca voy a lograr tener la pareja que quiero

"En este país no se puede tener un proyecto propio

"Después de los 40 es imposible bajar de peso.

"No tengo tiempo para hacer ejercicio físico


María Inés Francisconi

Desarrollo Humano

Abogada Mediadora

Coach Ontológico

Contacto: ine.francisconi@gmail.com