APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Deportes

Copa Argentina - 10 de Noviembre de 2017 - Nota vista 247 veces

Atlético festejó en los penales y está en la final

Tras el empate 0-0 con Central en los 90 minutos, en los que Lucchetti le atajó un penal a Camacho, el Decano ganó 3-1 desde los 12 pasos con una gran actuación de Sánchez, que había ingresado por la lesión del Laucha. La definición, ante River o Morón.

Con una impecable noche de sus arqueros, Atlético Tucumán superó a Rosario Central en Formosa y se metió en la final de la Copa Argentina, en donde espera el rival que se definirá el domingo entre River y Deportivo Morón. Tras el 0-0 en los 90 minutos, el Decano consiguió imponerse en los penales por 3-1 para seguir adelante en su gran sueño.

Después de un primer tiempo sin sobresaltos pero con lesionados de uno y otro bando (Santiago Romero y Germán Herrera debieron salir entre los rosarinos y Franco Sbuttoni entre los tucumanos), el trámite empezó a entonarse hacia finales del primer tiempo. Entonces, Federico Carrizo exigió a Cristian Lucchetti y Luis Rodríguez disparó muy cerca.

El complemento se inició con otras chances del Pulga, que se topó con Diego Rodríguez dos veces en la misma jugada, y después llegó el momento cúlmine de los 90 minutos. Como en los cuartos de final ante Vélez, Lucchetti salió airadamente a cortar ante Washington Camacho y Federico Beligoy cobró un penal que, igual que con el Fortín, tapó el Laucha, arrojándose a su derecha ante el tiro del mismo Camacho a los cinco minutos.

Sin embargo, el arquero del Decano se lesionó el hombro en su heroica acción y se convirtió en el cuarto lesionado del partido, dejándole su lugar a Alejandro Sánchez. Y el momento favorable al Canalla continuó, con Carrizo metiendo un sablazo al ángulo y Sánchez apareciendo frente a Marco Ruben.

Ya con todo en juego en los penales, Carrizo anotó primero para los rosarinos, pero después Ruben disparó el suyo por arriba y Sánchez se agigantó arrojándose a su izquierda ante el Ruso Rodríguez y Mauricio Martínez. Del lado tucumano no hubo fallas: David Barbona, Francisco Grahl y Favio Álvarez fueron pura eficacia.

Así, Atlético Tucumán cerró una noche histórica que lo pone a un paso del título y, de yapa, de disputar su segunda Copa Libertadores.