APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Ciencia

25 de Octubre de 2017 - Nota vista 171 veces

NASA: una argentina sobrevolará durante un mes la Antártida

Eugenia De Marco es gerente adjunta del proyecto que lleva adelante la misión denominada ¨IceBridge¨, que busca observar el comportamiento de los hielos antárticos.

Una argentina sobrevolará durante un mes la Antártida, cuatro o cinco veces por semana.

Trabaja en la NASA desde 2009 sobrevolará la Antártida para monitorear el comportamiento del hielo.

Eugenia De Marco es gerente adjunta del proyecto que lleva adelante la misión denominada ¨IceBridge¨ y que desde esta semana comenzará a sobrevolar los hielos antárticos para observar el comportamiento de estos.

«Vamos a estar un mes y la idea es viajar cuatro o cinco veces por semana. Los cambios que hay en la península es lo que más se monitorea. Por ejemplo, el cambio en el hielo que se derrite, y más que nada se ve cómo se comporta», contó en diálogo con NA. Además, explicó que si el clima lo permite, «vamos a volar por Larsen C y es posible que veamos la barrera rota».

La barrera de hielo Larsen C era un témpano de una superficie aproximada de 6.500 kilómetros cuadrados que se desprendió de la Antártida en julio pasado.

«En cuanto a los efectos de esta barrera rota, no se sabe todavía pero es un punto de preocupación. Hay varios científicos de diferentes partes del mundo que están pendientes para ver qué pasa», comentó.

Según De Marco, dependerá del clima si los vuelos, que duran alrededor de 9 horas y media, comenzarán esta semana partiendo desde Ushuaia.

El sobrevuelo que se hará por el continente blanco hasta el próximo 27 de noviembre, también se realiza en Groenlandia.

«IceBridge fue desarrollado para monitorear temporariamente los polos porque teníamos un satélite que los monitoreaba pero que su misión terminó en 2009. Entonces cuando estaba terminando la misión de ese satélite, la NASA lanzó este proyecto que vuela varias veces al año en Groenlandia y en la Antártida para ver cómo se van produciendo los cambios», explicó.

De Marco, quien se sumó a la misión este año, contó que con los datos relevados crean un mapa tres dimensiones que caracteriza la geografía del hielo y del continente.

«Mientras no haya satélite, el objetivo de los vuelos es el mismo que el de los satélites, que es monitorear cómo cambian los polos y hacer una correlación para ver cómo pueden afectar otra parte del mundo», remarcó.