APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Ciencia

21 de Octubre de 2017 - Nota vista 34 veces

Cómo se realizó el hallazgo histórico del choque entre las estrellas de neutrones

Científicos españoles involucrados en los observatorios de ondas gravitacionales LIGO (EEUU) y Virgo (Italia) afirmaron por primera vez la fusión de dos estrellas de neutrones a través de luces y ondas gravitacionales.

José Antonio Font, investigador principal de la colaboración Virgo en la Universidad de Valencia, explicó que la detección "histórica" de la primera señal gravitacional de la colisión de dos estrellas de neutrones, junto con la correspondiente emisión electromagnética (luz), "marca realmente el inicio de una nueva era de descubrimiento".

"Esta promete ofrecer respuestas a preguntas fundamentales en astrofísica relativista, cosmología, física nuclear o la naturaleza de la gravitación".

Los especialistas involucrados en el estudio aseguraron que este hecho permitirá revelar muchas incógnitas hasta hoy pendientes en el mundo de la astronomía. Se conocerán datos sobre la propagación de las ondas electromagnéticas y gravitacionales, que parece que se propagan a la velocidad de la luz, como también datos sobre la expansión del universo.

Este gran hallazgo de la ciencia fue posible gracias a la avanzada tecnología de las agencias espaciales del mundo. Todo se inició el 17 de agosto pasado cuando una primera alerta surgió en el observatorio de ondas gravitacionales LIGO en Hanford de Estados Unidos. Se trató del reconocimiento de ondas gravitacionales las cuales también fueron captadas en Luisiana, en Pisa en Italia y en el telescopio espacial Fermi de la NASA. Solo unas semanas después, unos 70 observatorios de todo el mundo captaron el evento en todo el espectro electromagnético, desde los rayos X a las ondas de radio pasando por la luz visible y el infrarrojo.

Este fenómeno fue posible de ser observado gracias a los avanzados dispositivos de detección de ondas como también a los múltiples telescopios mundiales que trabajaron de manera conjunta. Estas vibraciones fueron descubiertas hace apenas dos años. Desde entonces LIGO ha captado cuatro fenómenos, todos producidos por agujeros negros.

"La señal de la fusión ha durado 100 segundos, mientras que las anteriores apenas alcanzaron unos pocos segundos. Al producirse casi a la vez que un estallido de rayos gamma es la primera vez que tenemos la contrapartida visible de un evento de ondas gravitacionales, lo que supone un hito histórico, pues se estima que este tipo de explosiones solo suceden en galaxias como la nuestra cada 10.000 años", aseguró Alicia Sintes, jefa del grupo de gravitación y relatividad de la Universidad de Islas Baleares, que forma parte de la colaboración internacional LIGO.

Los investigadores afirmaron que las fusiones de agujeros negros que se habían detectado hasta hoy tenían como resultado un solo agujero mayor, equivalente a unas 30 masas solares. "Las dos estrellas de neutrones observadas fueron realmente más chicas, de en torno a una masa solar", explicó Christina Thöne, investigadora del Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC) y coautora de cinco de los estudios publicados.

Los resultados indicaron que que cuando una estrella de neutrones supera unas dos veces la masa del Sol, la presión es tan fuerte que la materia colapsa y forma un agujero negro. "Aunque aún no se ha podido confirmar, se cree que las dos estrellas de neutrones han chocado y han creado un agujero negro", concluyó Thöne a El País.