APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Economía

19 de Octubre de 2017 - Nota vista 135 veces

Casi la mitad de la reducción del gasto en 2018 será por la quita de subsidios

Los datos se desprenden de un informe de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Pública. Aerolíneas Argentinas recibirá cero pesos, mientras que el Correo Argentino percibirá $ 2.230 millones, después de los $ 973 millones asignados para este año (un salto de 129%).

Casi la mitad de la reducción del déficit primario proyectada para 2018 se explicará por la baja en los subsidios, calculó ayer la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP) en base al estudio del Presupuesto enviado el mes pasado al Congreso, por el Gobierno.

El proyecto de ley prevé un gasto aproximado de $ 224.400 millones en transferencias a empresas públicas, fondos fiduciarios y el sector privado. De estos, $ 184.754,2 millones irán para gastos corrientes (subsidios), según publicó El Cronista.

Las transferencias bajarán en términos nominales un 7% respecto a las asignaciones vigentes hasta septiembre ($ 241.185 millones) y pasarán de significar el 2,3% del PBI a 1,8%; ‘en términos de Producto, es equivalente a la mitad del objetivo de reducción de déficit primario anunciado por el Gobierno (del orden de 1% del PBI)’, según ASAP.

Los subsidios económicos caerán de alrededor del 2% del PBI a cerca del 1,5%, por las menores transferencias para el sector energético, que totalizarían $ 103.346,1 millones. En este ítem pesarán la baja en los fondos para la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa, con $ 64.095 millones) para afrontar el subsidio a la generación eléctrica y Enarsa ($ 10.000 millones), para solventar la diferencia entre el precio de importación de gas y el de venta en el mercado interno.

Hidrocarburos

El Plan Gas también tendrá una caída de 54,4% por los $ 10.700 millones que se destinarán a otorgar incentivos para la inversión en la exploración y explotación de yacimientos de petróleo crudo, gas y la producción de derivados con el objeto de incrementar la oferta de hidrocarburos en la Cuenca Neuquina.

Por otro lado, las asignaciones corrientes para el transporte sumarán $ 72.279,6 millones (0,6% del PBI), que ‘constituyen un 17,5% más que lo previsto para el corriente año’ para ASAP.

Tanto el transporte automotor como el ferroviario tendrán a disposición mayores subsidios en términos nominales que en 2017, aunque más no sean cifras similares descontando el efecto de la inflación. El transporte automotor recibirá $ 39.197,3 millones, mientras que el ferroviario $ 32.389.