APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Economía

19 de Octubre de 2017 - Nota vista 299 veces

La semana próxima aumentarían los combustibles

Sería por la devaluación del peso desde julio y el encarecimiento del crudo. Admitieron que en las últimas semanas hubo ajustes en los precios mayoristas que no llegaron al surtidor.

Por la devaluación y la liberación de los precios del crudo, algo que no ocurría desde hacía años, las petroleras preparan aumentos en las naftas y el gasoil que esperan aplicar tras las elecciones, según confirmaron fuentes del sector privado.

Si bien las remarcaciones en los surtidores aún no están definidas, tendrán un piso de aproximadamente 6%, para cubrir la depreciación del peso. Según las empresas, sin embargo, la buena salud de su negocio requeriría un ajuste por encima del 10%.

Los principales actores del mercado son YPF -bajo control estatal-, Shell, Axion, Pampa Energía y Oil, de Cristóbal López. Algunas de esas compañías ya aumentaron en los últimos días el precio mayorista de los combustibles, con ajustes en torno del 10%, que preludian lo que ocurriría tras las elecciones.

Por su alta participación (tiene cerca de un 55% del mercado), las empresas esperan que YPF dé el primer paso. Como suele ocurrir, luego la seguirían sus competidoras, según menciona la edición del diario La Nación.

La devaluación del peso tiene un impacto directo sobre el valor del petróleo, la principal materia prima para producir combustibles, que representa un 80% de los costos de las refinerías. Se paga en pesos, pero de acuerdo con la cotización de la moneda norteamericana. De manera que la depreciación del billete doméstico, el que usan los automovilistas para pagarles, obliga a las empresas a un desembolso mayor al momento de hacerse del crudo. Esa presión es la que intentarán trasladarles cuanto antes a los automovilistas.

Los surtidores también enfrentan otra presión derivada del petróleo, más allá del tipo de cambio. A fines de septiembre pasado, el Ministerio de Energía, que maneja Juan José Aranguren, dio por terminado el Acuerdo para la Transición a Precios Internacionales de la Industria Hidrocarburífera, que contemplaba un valor sostén para mantener la actividad dedicada a la búsqueda y producción de crudo. «Dentro de lo previsto en el acuerdo, un aumento de los precios internacionales permitiría la liberación de los precios internos y de ese punto en adelante mantener la paridad con éstos con un funcionamiento pleno de las reglas de mercado», dijo en un comunicado enviado a las empresas.

El mercado, como sostiene el documento que firmó Aranguren, les indica a las petroleras que tienen que aumentar los precios. El petróleo Medanito, propio de la cuenca neuquina y el que más rinde en las refinerías locales, se negoció para este mes a U$S 55 el barril. Para el mes próximo ese número no bajará de U$S 58. Ese encarecimiento también será afrontado en última instancia por los consumidores.

El convenio entre las refinadoras, que tenía el acompañamiento del gobierno, contemplaba una revisión trimestral de precios sobre la base de la cotización del crudo, el precio de los biocombustibles y el tipo de cambio. Bajo ese paraguas, las naftas y el gasoil aumentaron 7,2 % y 6 % en julio pasado, pero habían caído en abril, cuando el gasoil se abarató 2,6 % y las naftas, 0,1 por ciento.

Antecedentes

Pese a que nada les impide a las empresas retocar los valores, desistieron de hacerlo para mantener la cancha seca en la víspera de las elecciones legislativas. Si bien la administración de Mauricio Macri les cae, a grandes rasgos, mejor que la de la ex presidenta, es una conducta que habían mantenido en el pasado cuando la inquilina de la Casa Rosada era Cristina Kirchner.

Si siguen el mismo razonamiento, es probable que en la madrugada del lunes próximo haya cambios en los precios, algo que no fue confirmado por las empresas.

Hay un antecedente: el lunes 10 de agosto de 2015, un día después de las Paso que convalidaron las fórmulas de Mauricio Macri y de Daniel Scioli para las elecciones presidenciales, YPF, la petrolera bajo control estatal que estaba a cargo de Miguel Galuccio, aumentó 2,5% en promedio las naftas y el gasoil.

Argumentos

Las petroleras ya comenzaron a definir argumentos para contrarrestar las eventuales críticas. Uno de ellos es que en lo que va del año la nafta aumentó alrededor de un 15%, por debajo del 17,6% de incremento que muestra el Índice de Precios al Consumidor (IPC), con el que se mide la inflación. Según los últimos balances presentados por YPF, si se compara el segundo trimestre de este año con el mismo período de 2016, los precios de venta en dólares, en el caso de las naftas, cayeron 3,1 por ciento