APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Gastronomía

30 de Agosto de 2017 - Nota vista 1336 veces

LA SOPA

LA SOPA, tan amada por muchos y no preferida por otros, como la pequeña Mafalda de Quino y sus sufrimientos infantiles y cotidianos. Cuando su mamá le decía que si no la tomaba, siempre quedaría pequeña...
Otilia Kusmin es Lic.en Relaciones Industriales de la Uade y cocinera de vocación formada en Europa y EEUU. Está especializada en capacitación de personal gastronómico en Hoteles y Restaurantes.

Para quienes amamos la Sopa, nos despierta el deseo de sentir su perfume humeante, repleto de los recuerdos que evoca y lo delicioso de su contenido: variable, creativo, según la habilidad de abuelas, madres y padres, que pueden transformar este alimento de todos los tiempos, en un manjar diario.

Hoy nos referiremos a dos sopas simples y cotidianas. Y terminaremos con un “gran plato” de la cocina catalana. No menos rica y digna de un domingo especial, con familia o amigos. Una deliciosa sopa de pescados y mariscos.


CREMA DEL DÍA:

Así se llama en Francia esta sopa: Créme du Jour. Se sorprendería de verla en los bistró y también en los restaurantes de alta cocina: un simple y sustancioso caldo de vegetales casero, donde se cocina distintas hortalizas y luego se licuan dando la consistencia deseada. Si resultara muy espesa se completa con caldo. Cuidar el color del vegetal principal. Observando el punto de cocción, que no debe ser excesivo.

Sopa crema de calabaza (mi preferida):

Quienes tiene olla a presión disfrútenla! quienes no, visiten a una madre, tía o abuela que no la use y acondiciónenla. En menos de 15 minutos harán una excelente sopa. En olla común 45 minutos a 1 hora.

Coloque 4 litros de agua, dos ajos aplastados, 1 cebolla chica, 1 tomate, 1 papa, 500 g de zapallo anco bien lavado y sin semillas. Sal a gusto. No es necesario pelar, separaremos la piel antes de licuar.

(Puede elegir otro zapallo: llegan al mercado el llamado japonés de cáscara rugosa, verde y dura, muy dulce, también el pumking que nos recuerda Halloween Nórdico, acanalado con piel naranja),

El Anco Batata con vetas verdes, una deliciosa pulpa dulce y más anaranjada...

Hay para elegir en el mercado. Todos son deliciosos. Cuando está nuestra sopa cocida, licuar bien y colar por maya mediana no muy fina para refinar la pulpa restante y aprovechar el espesor y la consistencia sedosa de los vegetales tamizados. Decorar si se desea con cebollín o cebolla de verdeo picada.


Sopa de tomates con croutons (de mi infancia):

Disolver 1 latita o frasco de extracto de tomates en 4 litros de caldo de vegetales. Echar suavemente sin dejar de revolver 100 g de sémola, rectificar la sal a gusto, cocinar unos 3 minutos.

Agregar 1/2 litro de leche, calentar sin hervir y servir en cazuelas con trocitos de pan fritos en aceite. (Hoy esta receta de mi madre, la acompaño de pancitos asados)


Sopa Marinera de Pescados y Mariscos (Suquet de Peix - Tarragona - Cataluña):




Abrir 500 g de mejillones en 1/4 litro de agua y reservar.

Freír en 100 c.c aceite de oliva un minuto de cada lado, 4 langostinos con su caparazón, vaciados y limpios, en lo posible crudos y reservar para el final.

Y rehogar en el mismo aceite 1 cebolla picada, 4 dientes de ajos, una rebanada de pan cortada en trozos.

Luego humedecer con un tomate trozado sin piel y sin semillas más 2 cucharaditas de pimentón ahumado disuelto en el agua de los mejillones.

Agregar 750 gr de pescados, de tres sabores distintos. Por ejemplo merluza, brótola y palo rosado, cortados en tramos similares. Sal y pimienta, tapar y cocinar 10 minutos, agregar los langostinos y los mejillones reservados.

Tostar 4 rodajas de pan untadas en aceite de oliva y raspados con un diente de ajo. Servir la sopa bien caliente acompañada con los tostones recién tostados.

“Gran parte de los momentos de felicidad, se disfrutan alrededor de una mesa con comida casera, donde alguien haya cocinado con amor más el deseo de nutrir y recibir”