APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Policiales

Paraná - 24 de Agosto de 2017 - Nota vista 727 veces

Rechazan juicio abreviado en un grave caso de violencia de género

El juez Mayer resolvió rechazar el acuerdo presentado en la causa en la que se imputó a Sergio Caimer por hechos de violencia de género contra su ex pareja y la hija de ésta, a las que tuvo cautivas durante mas de un mes .El Juez sostuvo que el delito cometido por el agresor no fue la privación de la libertad sino lesiones graves cuya pena es menor.

El juez de Garantías Nº 4, Mauricio Mayer, resolvió rechazar el acuerdo alcanzado en un juicio abreviado entre la fiscal de la Unidad Fiscal de Violencia de Género y Abuso Sexual, Mónica Carmona, y los defensores públicos, Jorge Sueldo y Jorge Balbuena, en relación a la situación procesal de Sergio Caimer, que había dado su consentimiento al acuerdo que comprendía el cumplimiento de 10 años de prisión por graves hechos de violencia de género contra Maricel Noemí Llanes, que era su pareja al momento del hecho, y la hija de ésta, de dos años y siete meses.

La decisión del juez se basó en consideró “incorrecta” la “captación jurídica del hecho” que fue subsumida “en el tipo del artículo 142 bis segundo párrafo. Inciso 1), 2) y 3)”. E

Así, Mayer resolvió “rechazar el Acuerdo de Juicio Abreviado, en razón de la discrepancia fundada con la calificación legal”. 

Fuentes judiciales consultadas deslizaron que el magistrado fue más allá y sin que se lo solicitara la fiscal, decidió “prorrogar la prisión preventiva (de Caimer) en la Unidad Penal N°1 por el término de 30 días a contar desde la fecha”. 

Rechazo 

El acuerdo rechazado comprendía, “teniendo en cuenta la magnitud de injusto que existió como desvalor del acto, y que el ilícito prevé una escala de 10 a 25 años de prisión en los supuestos de los incisos, 1, 2 y 3 que concurren idealmente” que se impusiera a Caimer la pena de 10 años por el delito de Privación Ilegítima de la Libertad, artículo 142 bis, incisos 1) y 2) y 3). 

En los fundamentos de su decisión, Mayer explicó que entendía que correspondía aplicar “la calificación legal de Lesiones Agravadas por mediar Violencia y por ser las víctimas una niña menor de edad y su cónyuge-conviviente persona a la que se le debe respeto particular, previsto en artículo 142 Inciso 1) y 2)”. 

En este sentido, desarrolló que “a los efectos prácticos conforme a la subsunción típica que he realizado del hecho, resulta importante destacar que estaríamos en presencia de una escala penal en abstracto de 3 a 16 años de prisión y no la prevista en el artículo 142 bis segundo párrafo, que va de 10 a 25 años de prisión, que es la que tomaron en cuenta las partes a fines de pactar los extremos del juicio abreviado”. 

Los hechos 

 A Caimer se le atribuyó que “sin poder precisarse fecha exacta, pero aproximadamente desde diciembre de 2016 hasta el 27 de Enero de 2017, mantuvo privadas de su libertad a su pareja Maricel Noemí Llanes y a su pequeña hija, de dos años y siete meses de edad, en el domicilio que habitaba de calle Colobran Andreu s/nº, finca a la que se ingresa por un pasillo, en contra de su voluntad, en condiciones de absoluta precariedad y abandono, sin brindarle alimentos suficientes, en una habitación donde debían hacer sus necesidades fisiológicas en un balde, entre ropas sucias, bolsas con basura y comida en mal estado”. 


Además, se le imputó –hecho que reconoció– que “para impedir que Llanes pudiera abandonar el domicilio, Caimer había dispuesto en la ventana, puerta y techo, cables conductores de electricidad los que solía conectar a la corriente eléctrica, a efectos de electrificar toda la zona”. 

El horror que vivieron madre e hija  fue descubierto el 27 de enero, cuando una vecina fue a la comisaría quinta a denunciar que hacía varios días que no veía a Maricel salir de su casa, ubicada en calle Colobran Andreu, en barrio La Delfina. Cuando los policías fueron a la precaria vivienda nadie los atendió. Buscaron una linterna, alumbraron a través de una puerta de chapa sin el vidrio y observaron a una mujer y una niña acostadas sobre un colchón. Le preguntaron si estaba bien y no reaccionó. Luego, con personal de emergencias ingresaron y le salvaron la vida. Los médicos que las revisaron constataron múltiples lesiones y fracturas, así como anemia severa.

Mujer golpeada 

En el acuerdo se consideró que “durante el tiempo que duró la relación, de aproximadamente cinco meses, Caimer fue violento y golpeó habitualmente a su pareja, así a mediados de enero de 2017, tomó un hierro y comenzó a golpear a Maricel por el cuerpo y en la frente, sin permitirle salir para ser atendida por profesionales de la salud, a pesar de las heridas infringidas en varias partes de su cuerpo”,

Perfil del agresor

Las pericias psicológicas y psiquiátricas fueron contundentes en cuanto a la peligrosidad que representa Sergio Caimer en libertad. En el informe, los profesionales que lo analizaron dijeron que "presenta un cuadro médico-legal denominado trastorno mental transitorio incompleto. La génesis del delito en este caso sería la obnubilación tóxica, que es transitoria, pasajera, donde su juicio reflexivo, crítico y moral no están suspendidos. Asimismo y con el claro objeto de intentar acotar las posibilidades que el joven se exponga con más frecuencia e increscentando situaciones de extrema desadaptación y paso al acto con graves actos de violencia, este sujeto por sus condiciones bio-psico-sociales presenta peligrosidad, es decir, hay un riesgo potencial para sí y/o para terceros, además no se adapta a normas ni leyes vigentes que rigen actualmente en la sociedad".(APFDigital) 


Contenido Relacionado