APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Tecnología

7 de Septiembre de 2019 - Nota vista 1043 veces

Los videojuegos y su influencia en la infancia

Desde su aparición, ha habido una gran discusión en torno a los beneficios y desventajas de los juegos electrónicos.

En la actualidad, el uso de videojuegos supera cualquier otro medio de entretenimiento. Los niños y adolescentes prefieren los videojuegos, ya que implica tanto desarrollar sus habilidades en relación a la tecnología y los medios electrónicos, así como desarrollar destrezas para hallar la lógica oculta del juego.

Para que un videojuego mantenga la atención del niño tiene que promover su curiosidad y ser divertido. Pero, para enriquecer su vida, ha de estimular su imaginación, ayudarle a desarrollar su inteligencia y a clarificar sus emociones. De igual manera, deberá ir acorde con sus ansiedades y aspiraciones, incluso hacerle reconocer plenamente sus dificultades, al mismo tiempo que le sugiera soluciones a los problemas que lo inquietan. Es decir, para que el videojuego tenga un verdadero éxito deberá estar relacionado con todos los aspectos de la personalidad infantil o adolescente.

La salud incluye tanto la idea de una vida llena de actividades así como la capacidad de jugar y el humor. Si bien el niño, en general, necesita que se le dé la oportunidad de comprenderse a sí mismo en este mundo al cual tiene que aprender a enfrentarse, cualquier medio que lo ayude y lo impulse a poner en orden su mundo interno le resultará beneficioso.

Muchos de los videojuegos hacen referencia a los problemas humanos universales, especialmente aquellos que preocupan al pensamiento del niño. Las historias que se desarrollan en ellos conectan con su imaginación y estimulan su desarrollo.

La identidad del personaje que forma parte del videojuego parece siempre incluir ese ser excepcional que más allá de que el niño se identifique con él, se identifica con esa personalidad fantástica que quisiera tener, lo cual le da la oportunidad de estimular su imaginación.

Las aventuras a las que se enfrentan combinan tanto el mundo real como aquel sobrenatural en donde todo es posible. Ambos espectros favorecen la noción de que la vida puede ser usada y enriquecida, brindándole una visión más esperanzadora ante aquella vida que genera tanta incertidumbre.

La tecnología, especialmente los videojuegos y los juegos en línea, son de lo más accesibles a las nuevas generaciones, pero el uso y acceso a los mismos puede ser de todo tipo. Por lo tanto, las consecuencias pueden ser tanto positivas como negativas, dependiendo del caso.

El videojuego cumple una función esencial en el manejo de la agresión y la destructividad cuando éstas son procesadas y pueden ser expresadas de manera simbólica: el objeto puede ser dañado o destruido y luego reparado, y volver a empezar. De igual manera, la línea que se sigue en los videojuegos en donde participan tanto el bien como el mal, ayuda a integrar los sentimientos ambivalentes y compararlos entre sí.

El juego concluye cuando supera la capacidad del niño para contener la experiencia, de ahí que el encontrarse con distintos niveles, nuevos retos y desafíos impulsa al niño a continuar con el juego, actitud de perseverancia necesaria ante la vida.

Además, involucra la espontaneidad y la originalidad. Sin embargo, no es sólo el motor de la creatividad sino también del encuentro consigo mismo. En el uso de la creatividad el individuo se conecta con el núcleo de su persona y despliega sus aptitudes.

El juego en sí es un fenómeno universal ligado a la salud psíquica, punto de encuentro con los otros y la comunicación. Los niños comentan e intercambian acerca de sus nuevos descubrimientos con los demás, transformando esta actividad en una actividad socializante. Por otro lado, los niños que no juegan corren el riesgo de ser objeto de burlas por no ser parte de este mundo.

Los videojuegos dan muestras de cómo aprendizaje y juego se entrelazan, moviendo diversos afectos que pueden ir desde la ansiedad, pasando por la frustración y la rabia hasta la satisfacción y el orgullo de encontrar y develar el reto del videojuego.

Si bien es bueno recordar que el juego es terapéutico en sí mismo, existen ciertas desventajas respecto a los videojuegos.

Los ejemplos más publicitados y notorios de las desventajas a las que se exponen los usuarios de videojuegos ha sido el del acceso de los niños a material pornográfico, severamente agresivo y violento, o bien el contacto con extraños y sus posibles consecuencias en los juegos en línea, y la adicción o los trastornos a nivel físico y psicológico que puedan generar. También la falta de límites en cuanto al tiempo dedicado al videojuego, que lleven a descuidar otras actividades, recreativas o escolares, o bien el tiempo de descanso. Sería injusto pensar que los videojuegos en sí mismos tengan la capacidad de producir y generar tales conflictos, habrá que tomar en cuenta que para que esto ocurra se tienen que hacer presentes más factores. Es decir, cada caso tendrá su particularidad y si bien los videojuegos pueden ser un factor y un medio incluso desencadenante, no en todos los casos se pueden ver los mismos resultados. En tales casos lo mejor sería acudir con un especialista y evaluar la situación.

A pesar de la apatía y descontrol que caracteriza en cierta manera a la juventud, los niños frente a los videojuegos quieren superarse, aprender los trucos, resolver los problemas que se les plantean y buscar soluciones inteligentes. Pero es importante que donde existe el desafío de un joven en crecimiento haya un adulto presente. Si bien la mejor manera de educar es poner límites con amor, el acercarnos a nuestros hijos y conocer su mundo, incluidos los videojuegos que lo entretienen, será el mejor medio para protegerlos de las desventajas que puedan existir y hacer frente a las mismos. Una guía y orientación por parte de los adultos no sólo que nunca está de más, sino que es una condición necesaria para un pleno y saludable desarrollo.




Escrito y confeccionado por el Psicólogo Gastón Fernández Montani, de la LINEA 102 “Línea de Atención a la Niñez y Adolescencia ”, de la Dirección de Políticas del Centro de Fortalecimiento Social de la Municipalidad de Concordia.

Contenido Relacionado