APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Cultura

Colaboración de “Encuentro Cinematográfico” - Por Dr. Jorge Norberto Mario - 7 de Septiembre de 2019 - Nota vista 1164 veces

Pioneros del cine argentino: Julian De Ajuria

Julián de Ajuria fue un empresario y productor de cine español que se dedicó a la distribución de películas en España y Argentina; que nació en Ubide, Vizcaya, España, en el año 1986 aveces llamado solo Julian Ajuria; participó en importantes filmes de la época del cine mudo y posterior a la llegada del sonido.

En 1906 emigró a la Argentina, donde trabajó en Buenos Aires como comentarista de películas de la época muda.

Se asoció con Mario Gallo, que se ganaba la vida como pianista, y Pablo Epstein para la distribución de películas extranjeras y juntos en 1908 produjeron el largometraje “El Fusilamiento de Dorrego” ​y La Revolución de Mayo (1909) luego de que Atilio Lipizzi entusiasmara a Mario Gallo con el cine; y que son consideradas las primeras películas con argumento de Argentina, si bien hay dudas sobre cuál de ellas fue la que filmó antes, con referencia a sus estrenos.

En 1912 Julian De Ajuria fundó la Sociedad General Cinematográfica, una empresa que cambió la forma de distribuir las películas en el país pues en lugar de venderle las copias a los exhibidores, inició el procedimiento de alquilarlas; y además, era proveedor de financiamiento para los realizadores y productor de variadas realizaciones.

El tercer filme en cuya producción intervino Ajuria fue en “Nobleza Gaucha” (1915), dirigida por Humberto Cairo-Ernesto Gunche y Eduardo Martínez de la Pera; cuyo estreno fue un fracaso, pero José González Castillo -colaborador suyo- tuvo la feliz idea de sustituir casi todas las leyendas explicativas del filme con fragmentos de los poemas Martín Fierro y Santos Vega, obteniendo en su segundo estreno un éxito espectacular que permitió que los $ 20,000 que costó la película se convirtieran en $ 600,000 de ingreso en taquilla. Una idea de la popularidad del filme la da el hecho de que llegó a exhibirse en 25 cines porteños simultáneamente y además fue exportada a España, Brasil y otros países latinoamericanos, convirtiéndose en un filme de culto.

En 1915 Ajuria importó para distribuir el filme estadounidense “El Capitán Álvarez” tambien titulado “Bajo la Tiranía de Rosas” cuyo protagonista es un diplomático estaunidense que salva partidarios del Partido Unitario perseguidos por La Mazorca y en cuya escena final se ve a Juan Manuel de Rosas huyendo del país. El filme presentaba tremendos errores de ambientación, Buenos Aires se mostrada con montañas californianas al fondo, por lo que unos críticos trataron que se prohibiera pero no tuvieron éxito y Ajuria hizo colorear la película a mano y ello le otorgó gran importancia al estreno.

Su sueño era realizar un filme histórico nacional con la grandeza y fastuosidad del cine de Hollywood, intentando vanamente durante varios años de interesar a productores norteamericanos; hasta que cansado por las negativas, decidió invertir por cuenta propia el dinero necesario para el rodaje de este film que, según diversas fuentes de la época, se aproximó a los 300.000 dólares; porque la réplica del Cabildo de Buenos Aires costó quince mil dólares, y además se contrataron asesores históricos para los escenarios y el vestuario fueran fieles a la época y participaron 2.000 extras en las escenas de masas y batallas.

​La película fue titulada “Una Nueva y Gloriosa Nación” retomando una frase de la versión original del Himno Nacional Argentino, y fue dirigida por el norteamericano Albert Kelley sobre guión y supervisión histórica de Julian Ajuria producida por su empresa, la Sociedad General Cinematográfica siendo así como su proyecto se convierte en el primer filme de Hollywood producido completamente con capitales argentinos. La historia se centra en los sucesos que culminan en la Revolución de Mayo en 1810; y sigue las acciones del revolucionario Manuel Belgrano hasta los campos de batalla como General del ejército patriota.

Sus intérpretes fueron estrellas estadounidenses de la época; siendo Francis Bushman el Gral. Belgrano y Jacqueline Logan su joven prometida. Esta actríz venía de triunfar en el filme de Cecil B. DeMille “El Rey de Reyes” del año 1927 interpretando a María Magdalena. En la post producción y al momento del montaje, se prepararon dos versiones, una larga destinada al público argentino y otra abreviada de la que se suprimieron las escenas más localistas, destinada a la exhibición en el mercado extranjero, en el cual se tituló “The Chargue of the Gauchos”. Posteriormente Ajuria se dedicó a comprar y distribuir películas por medio de la empresa Programa, y fue quien introdujo las producciones de la Paramount Picture en España. Julián de Ajuria falleció en la ciudad de Buenos Aires en 1965.-

Contenido Relacionado