Interés General

9 de Marzo de 2019 - Nota vista 1394 veces

“No es el plástico, no es la bolsa, sos vos, somos todos”

Ante la campaña “menos plástico, más ambiente” que lanzó la Municipalidad de Concordia, en conjunto con algunos supermercados de la región, el Ingeniero Industrial Cristian Rojas, habló con El Heraldo, dejando en claro que difiere en algunos puntos de dicha campaña. “En primer lugar, la campaña es confusa. La misma hace hincapié en ‘menos plástico, más ambiente’, pero las bolsas que regalan son de friselina, las cuales están fabricadas con polipropileno no tejido, uno de los tantos plásticos que hay en el mundo hoy en día’’.

‘‘La bolsa de friselina contiene cinco veces más plástico que las bolsas tipo camisetas que se entregaban en algunos supermercados de la ciudad. Estas bolsas (friselina), no se pueden reciclar para formar otras iguales ya que al ser de colores beige o blancas, se necesita materia prima virgen para fabricarse. En cambio, las bolsas camisetas, pueden reutilizarse y reciclarse para volver a fabricar nuevas bolsas camisetas”, explica el profesional de nuestra ciudad. “Por otro lado, la bolsa de friselina puede traer problemas bromatológicos en caso de que aceites o sangre de productos cárnicos se escurren dentro. Es importante chequear esto y cambiarlas o lavarlas ante esta eventual situación”, agrega el egresado de la Universidad Nacional de Rosario.

“En segundo lugar, la campaña se apoya en la Ordenanza Municipal N° 35.339/14 Expediente. N° 23.085-DE, lo cual genera confusión, ya que la misma permite la utilización de bolsas camisetas Verdes y Negras Oxibiodegradables o Biodegradables en los supermercados. Durante el 2017, estuvimos trabajando y reuniéndonos para aprobar esta nueva Ordenanza que se promulgó el 22 de marzo de 2018, la cual reglamenta que la bolsa debe ser más grande y resistente (45cm de ancho x 60cm de largo en 17 micrones de espesor como mínimo) y debe ser en colores Verdes y Negras para fomentar así la separación de residuos en el hogar. Las mismas pueden estar impresas con una leyenda que explica cómo realizar dicha separación: bolsa verde para los residuos secos y bolsa la negra para los residuos húmedos. A su vez, se promueve que sean cobradas a un precio uniforme en todos los locales para así regular su consumo”, detalla el joven concordiense.

“Con esta iniciativa, cada cliente puede optar entre llevar su bolsa de friselina o comprar una bolsa camiseta en el supermercado en caso de que se la haya olvidado, la que posteriormente puede utilizar para tirar la basura o reutilizar para hacer sus compras, a la vez que se informa y educa en separación de residuos”, suma a sus declaraciones, Rojas.

“La bolsa plástica oxibiodegrable autorizada por dicha ordenanza, contiene un aditivo químico para que en condiciones de humedad, temperatura y rayos solares se degrade en algunos meses. En mi opinión y en línea con lo establecido en la Ordenanza, el problema del plástico y de la basura es un problema de educación y no de los residuos en sí. De nada sirve que se dejen de entregar bolsas plásticas camiseta en la ciudad con el fin de ‘cuidar el medio ambiente’ cuando todo lo que ponemos dentro de dicha bolsa (o de una de friselina) contiene mucho más plástico en forma packaging y envoltorios. Menos aún si al llegar a nuestros hogares tiramos todo ese plástico a la basura sin separarlo para su posterior reciclaje”, declara, enfáticamente, el ingeniero.

Para finalizar, Rojas hace una reflexión y nos deja algunas preguntas para todos los consumidores: ¿se han puesto a pensar que la bolsa representa una proporción muy chica de todo el plástico que llevamos dentro de ella en forma de packaging cuando salimos del supermercado?, ¿es significativo prohibir el uso de bolsas plásticas?, ¿no es más conveniente utilizarlas para educar a la población en separación de residuos en origen generando así una educación ciudadana en el cuidado y respeto del Medio Ambiente a la vez que se generan nuevos puestos de trabajo dignos?

Contenido Relacionado