APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

Fecha de emisión de correo de lector: 8 de Octubre de 2019

APRENDAMOS DE UNA VEZ

Escrito por:
Adolfo Daniel Badaracco

Señores, se preguntaron qué nos espera en el futuro inmediato a los que se postulan para que los votemos, antes de hacerlo tendremos que preguntarles cómo y qué harán porque ya están sabiendo qué es lo que encontrarán cuando lleguen; cómo terminar con la violencia, los asesinatos, la corrupción, para lograr una normal convivencia, cómo cambiarán las leyes que benefician a los delincuentes, porque si no presentan ningún proyecto sobre lo que harán será porque solo quieren volver para tener poder y fueros, para mejor vivir de lo único más rentable en nuestro país, que es la política.

Espero sepan que tenemos que recuperar la hegemonía de un país como el nuestro que no se merece seguir donde solo se benefician los políticos, que llegan con la gran promesa de terminar con la pobreza y con la única pobreza que terminan es la de ellos; porque esa es la mala costumbre, votar sin saber qué harán y luego quejarnos, es hora que aprendamos a prevenir y no esperar a que ocurra para lamentarnos, cuando ya es tarde, y repetir lo que ya vivimos es de estúpidos y nosotros somos mucho más que eso.

De nosotros, de nuestros reclamos, de la reiteración de los mismos, de nuestra prédica constante sobre el respeto que nos debe el gobierno, de nuestro clamor por libertad y justicia, depende que cambien el rumbo.

De no hacerlo, una vez más, Argentina se hundirá y será más difícil salir de una nueva recaída.

Por eso es que insisto que debemos votar a gente que no tenga antecedente alguno a quien o quienes elija el pueblo, en lugar de quienes se postulan solo sin que nadie lo haya decidido para que sean los candidatos; todo Gobierno, todos los que lo conforman, los tres poderes y en particular el Ejecutivo, deben escuchar.

Este no es el camino que ya anduvimos varias veces, ya sabemos de la euforia de los comienzos populistas y de los demoledores finales que inexorablemente llegan, y es lo que debemos cambiar, no interesa la bandería política, sí el verdadero patriotismo, ¿o no?