APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

Fecha de emisión de correo de lector: 9 de Septiembre de 2019

QUE TIEMPOS AQUELLOS

Escrito por:
Dr. Jorge Norberto Mario

Coincido plenamente con el escrito de mi amigo Adolfo Badaracco y compañero de la gloriosa “colimba” como le llamábamos ya que hicimos el servicio militar juntos en el Comando de la 2da. División de Caballería y participábamos en los ejercicios del Regimiento 6 de Caballería; ambas unidades en Concordia.

Fuimos un grupo de muchachos de diferentes extracciones sociales, con diferentes ideologías, de caracteres dispares, instruidos o no, avistados y tímidos, pituquitos de ciudad o menchitos del campo; pero todos reunidos para cumplir con la obligación de un servicio militar; que muchos consideraban un año perdido; pero que personalmente -aunque interrumpió durante un año mis estudios de odontología en la Facultad- considero que fue un año ganado que sirvió para modelarnos dejando de lado nuestras extracciones sociales, donde el tímido se avispó, y el avispado se asoció a una nueva realidad; el pituquito dejó de serlo y el menchito se socializó elevando su personalidad; donde la hermandad disolvió las diferencias de caracteres e idiologías; y terminamos siendo nuevos seres despojados de todas nuestras “mañas” consolidados como verdaderos ciudadanos modelados en el aprendizaje del uno y del otro; donde cambiamos hacia un bien común; y no recuerdo en estos 56 años que han pasado que algunos de aquellos soldados de 1963 haya sido un delincuente, o un extraviado social, luego de haber hecho el servicio militar.

Por ello coincido con Adolfo; el servicio militar fue muy útil para nosotros, porque todos aprendimos de todos y forjamos una personalidad diferente a la que trajimos cuando ingresamos por las puertas del cuartel, y al salir un año después, eramos nuevos hombres preparados para la vida adulta.

Muchos van a decir “los tiempos cambiaron” y claro que cambiaron al perderse una conducta donde también se compartía diversión, música, arte, deportes; pero sin los flagelos sociales que destruyen a nuestros jóvenes de hoy, en los que no caerían si tuvieran esa instrucción, que más que militar la considero de sensibilización social, de unificación de inquietudes y de caracteres y de condiciones sociales, por qué?... porque todos aprendimos de todos y forjamos una personalidad diferente..o no?.....con las disculpas del caso por utilizar la clásica reflexión de Adolfo Badaracco en todas sus notas sociales.

Gracias por el recuerdo de Que Tiempos Aquellos!!.. querido amigo y ex camarada del Servicio Militar.