CORREO DE LECTORES

Fecha de emisión de correo de lector: 11 de Junio de 2019

13 de junio: una fecha muy importante para Concordia

Escrito por:
María Rosario Echeverría

Se aproxima:

Con curiosidad por saber de ella, llegué a conocer lo siguiente.

El 13 de junio la ciudad celebra el día de su Santo Patrono, o sea San Antonio de Padua. Su nombre es precisamente el de nuestra iglesia principal, es decir, nuestra Iglesia Catedral, hermosísima y que nos llena de satisfacción y orgullo contar con ella.

Fue inaugurado este templo el 13 de junio de 1899. En tiempos anteriores había funcionado en una “casa rancho”, de barro y paja, ubicado en la esquina de Pellegrini y Mitre, donde después se construyó la casa que ocupó el Centro de Empleados de Comercio, en la planta alta y el Bar “Londres”, hasta los años 40, siendo posteriormente el Bar “San Martín”.

En un diario de Concordia, exactamente el 29 de abril de 1896, se habla del nuevo templo que estaba en construcción y se hacía referencia a la lentitud de los trabajos.

Cabe agregar que la señora Rosa Otero de García fue quien dio enorme impulso a las obras desde la Comisión que presidía. Se destaca una donación del doctor Woolmer, conocido y apreciado “médico inglés” en nuestra ciudad quien, era protestante y donó un terreno de su propiedad. El producido de esta operación fue de 600 pesos de los de entonces, los que fueron donados para esta obra.

Uno de los datos históricos más antiguos de la construcción del templo es un telegrama del 17 de agosto de 1896, de la señora R.O. de García.

En su texto se leía: “Hoy, a las tres pasado meridiano suben los tirantes a la cúpula del templo”.

También fue de gran importancia la donación de un sacerdote de apellido Viejo. El mismo hizo construir 7 metros cuadrados de pared.

Tras la habilitación llegaron paulatinamente donaciones de gran valor.

 En 1906, la señora Flora Urquiza de Soler, donó el altar mayor. Y fue el presbítero Elgart quien hizo colocar los vitreaux.-

Los nombres de los primeros sacerdotes que se recuerdan fueron: Luis R. Leal, Juan Tresserras y Pedro Rocas (de 1899 a 1949).

Como interinos merecen citarse a Ramón Elgart, Jorge Jacob, Jorge Schöenfeld y José Schatel.

Un dato también de interés es que el primer niño que se bautizó en el templo se registra con el nombre de Antonio Bernardo Cerminatti, el 13 de enero de 1899, cuando aún no estaba totalmente habilitado.

En fin, esto nos habla con claridad y sencillez del ayer concordiense.