CORREO DE LECTORES

MAÑANA NOSOTROS ELEGIMOS

Escrito por:
Pablo Sánchez

Ya rige la veda, no podemos hablar a favor o en contra de ningún pre candidato, que se presenta para ser el definitivo a Gobernador, Intendente, Diputado o Senador provincial, Presidente de Junta de Gobierno o Concejal. Quédense tranquilos, no romperé la veda, sólo me referiré a algunas consideraciones personales, sobre esta gesta democrática que viviremos mañana.

El título de esta nota no es casual y apunta a destacar la importancia de una elección. Y para eso les propongo que todos conjuguemos el verbo elegir: Yo elijo, tu eliges, nosotros elegimos vosotros (ustedes) eligen y ellos, bueno aquí cambio: ellos eligen y son elegidos. Ojalá que piensen sobre su doble responsabilidad que tienen: elegir y ser elegido por los que confían en ellos.

Es momento de silencio, para poder pensar sobre este acto tan importante que vamos a realizar. Las consecuencias buenas o no, que a futuro sobrevendrán de nuestra elección.

El pueblo cuando detiene su marcha para pensar y elegir es sabio y no se equivoca. Pero si no para, si no se detiene a mirar su pasado y su presente, corre el riesgo de equivocarse.

Hay un dicho muy popular: “El pueblo no se equivoca”. En parte es cierto, pero sí y la historia lo demuestra, puede ser inducido a equivocarse. Especialmente en estas épocas de tantas comunicaciones, que logran apabullarnos, confundirnos e influenciar sobre nuestro pensamiento.

“Seamos libres”, votemos a conciencia. Elegir es un momento en el que somos verdaderamente soberanos. Vamos a ponerle un poco de color, de gracia si quieren a esta reflexión, para que no sea tan formal. Cuándo uno se va a casar, ¿se casa con la o el candidato que le indican los demás, como más conveniente para su vida, su futuro, sus proyectos? ¿O cada uno de nosotros pensamos libremente a quien queremos, quien nos parece que nos hará más feliz, quien comparte nuestros sueños, nuestros ideales? Salvo algún caso excepcional o inesperado, todos elegimos con quien compartir nuestro destino, en quien depositamos nuestra confianza y le damos el sí, muy convencidos. Y no pocas veces, con el transcurrir del tiempo, alguno debe reconocer que: “Si la o lo hubiese conocido bien, como es, no lo hubiese elegido”. Pero es importante que si te equivocás, sea porque vos elegís y no porque otros eligieron para vos un mal “candidato o candidata”.

Bueno para que no nos pase eso, pensemos libremente, sin dejarnos “influenciar”, “soy yo el que vota”, me equivoque o no. Pero para mayor seguridad, porque todos somos falibles, pidamos a Dios que nos ilumine, nos acompañe, para que todo se desarrolle en paz, y para que el resultado de nuestra elección sea para felicidad y progreso de todos los entrerrianos.

¡BUENA ELECCIÓN! Y NO OLVIDEMOS QUE SOMOS COMPATRIOTAS Y SI LO PENSAMOS MEJOR SOMOS HERMANOS, HIJOS DE ESTA PATRIA CHICA QUE LLAMAMOS ENTRE RÍOS.