CORREO DE LECTORES

Se profundiza la grave crisis laboral

Escrito por:
Por C.G.T. Concordia - Fernando Barboza - Delegado Regional

En un presente complejo, asistimos a un patético escenario laboral totalmente devastado y ruinoso. Hace 11 meses la situación social y económica presenta una ostensible y preocupante caída. Se impone la estanflación, el proceso que dispara los precios, devalúa la moneda nacional y paraliza la economía.

Recesión e inflación constituyen hoy una realidad concreta y es desesperante la fragilidad política con que la Argentina enfrenta sus cataclismos sociales y económicos.

A este estado de adversidades se suma una inquietante preocupación en un contexto de vertiginosa transformación tecnológica que amenaza los empleos tradicionales con el avance de la automatización, la robótica y la inteligencia artificial en la cual el Estado no ha tomado las precauciones y previsiones correspondientes. La masa salarial presenta flancos de indefección ante la aparición de lo que el sistema capitalista imperante ha denominado “la cuarta revolución”.

Un informe de C.G.T. R.A. afirma que más de la mitad de los trabajadores argentinos perciben salarios por debajo de los $ 15.000 pesos por mes. El salario perdió 12 puntos porcentuales frente al rebrote de la inflación y la corrida cambiaria.

La central obrera peticionó al gobierno nacional la revisión total del mecanismo tributario, confiscatorio y arbitrario que perjudica el empleo de los asalariados. El panorama actual es desocupación, sub-ocupación, pérdida de empleo sub-empleo y 190.000 trabajadores en la calle.

Existe una manifiesta disonancia entre el discurso electoral y la acción de gobierno.

La educación es clave y vital para un país que prioriza el presente y futuro de sus habitantes. En Argentina la inversión educativa está desprotegida. Más allá de la importancia que en los discursos se le da a la educación para el desarrollo social y productivo de la Nación, el financiamiento del área está a merced de la coyuntura económica nacional. Proteger el financiamiento del sector es una obligación, una cuestión de Estado impostergable.

Los efectos perjudiciales de los recortes de la inversión educativa, no solo comprometen el presente sino también el futuro de nuestra nación.

Ante el ataque que sufren las organizaciones sindicales, orquestado por sectores económicos empeñados en eliminar costos y sumar ganancias, la Confederación General del Trabajo estará siempre firme y decididamente con los trabajadores y sus instituciones que los representen en defensa de las leyes laborales y las convenciones colectivas que han sido ejemplo en el mundo y destacadas en la plena vigencia del Derecho del Trabajo.