CORREO DE LECTORES

Otro atropello a las instituciones y a la memoria pública

Escrito por:
Dr. Carlos César R. García

El festejo del aniversario de Concordia es otro atropello del peronismo Municipalista a las instituciones, la memoria y a las personas de esta ciudad.

Conmemorar, o sea memorizar conjunta o convenidamente, significa acordar entre personas e instituciones una determinada fecha importante en la trayectoria de la ciudad al no encontrarse elementos probatorios del origen de la misma

La ciudad, a través de su Concejo Deliberante, Intendente y Jueces, resolvieron en 1960 convenir como fecha de fundación de la ciudad de Concordia el día 6 de Febrero de 1832, ya instituido por ley provincial, mediante el dictado de una Ordenanza, N° 14.260.

Ese día, en 1932, se festejó su centenario en la Plazoleta de los Fundadores, frente al cementerio viejo en calle Humberto Primo, también se denominó a un barrio del pueblo “6 de Febrero”, honrando dicha fecha y así sucesivamente todos los años se conmemoró el día de la sanción de la ley por la Legislatura Provincial como el de la fundación de la villa de “La Concordia”, nombrada así, en homenaje a la paz alcanzada por los entrerrianos en tiempos de guerras civiles, bajo la Gobernación de Toribio Ortiz.

Con muchos antecedentes históricos entre los cuales citaré las dos estancias jesuíticas “Mandisoví” y “Concepción del Yeruá”, ambos nombres mezclas de guaraní y catolicismo y los desplazamientos de población del año 1824 por fuertes luchas contra esta etnia llevaron al convencimiento a vecinos y autoridades, de la necesidad de fundar un asentamiento en el lugar donde se trasvasaba la mercadería que iba y venía entre Buenos Aires, Corrientes y Misiones, debido a los Saltos (Itú) del río Uruguay.

Lamentablemente, caprichos personales, llevaron a un natural de Chajarí, a ultrajar las instituciones y tergiversar la memoria colectiva, mediante maniobras parciales y así cambiar la Ordenanza dictada en Marzo de 1960, tratando de imponer como fecha fundacional de Concordia el 29 de Noviembre de 1831; agraviando la memoria de concordienses ilustres, ya fallecidos, que lamentablemente no pueden hacer escuchar su voz y modificando un acto institucional del Municipio. Para ello siempre se debe contar con “pelafustanes” que tomen como propio este golpe institucional.

Y, lo escribo así, por cuanto todas las Intendencias peronistas de la ciudad y los ciudadanos democráticamente la han respetado como fecha fundacional, incluso el actual Gobernador. Si no defendemos la memoria de nuestros ancestros, su cultura, su legado e instituciones, poco podremos hacer para sacar Concordia del atraso y la pobreza en que se encuentra.