CORREO DE LECTORES

REUNIÓN DEL G20: ¿A QUIÉN HAY QUE CUIDAR?...

Escrito por:
Pablo Sánchez

Este gobierno, como lo hace siempre, saca a la calle a todas las fuerzas de “seguridad”, para “cuidar”, “contener”, “vigilar”, en concreto reprimir a sectores del pueblo, que reclaman por sus derechos. Esta semana vivimos un acontecimiento importante, los “capos”, perdón, los presidentes más influyentes del mundo, los que gobiernan los países más poderosos se reúnen en nuestro país. Una vez más el gobierno argentino, pone en movimiento toda la estructura militar, policial, de gendarmería, en síntesis, todas las fuerzas armadas, de seguridad, para cuidar a estos “ilustres” visitantes.

Estos son los que “se juntan” para evaluar cómo va la economía mundial, para saber si los benefician o perjudican a ellos.

Son lo dueños de la economía, son los “dueños” del mundo.

De allí es que surge mi pregunta, mi inquietud; ¿a quién hay que cuidar?, ¿a los grupos de ciudadanos argentinos?, por las dudas si intentan manifestar su desacuerdo con “las visitas”, que incluye al FMI, ¿o a esta “corporación poderosa” que son los que en definitiva deciden el destino de las naciones , según les convenga económicamente a ellos o no?

Estos señores, pensarán en algún momento en los millones de niños desnutridos y adultos con hambre en el mundo?, que provocan sus políticas económicas?... ¿Les dolerá el corazón recordando a las millares de víctimas de los bombardeos que algunos de ellos provocan...? Dios los ilumine para que así sea.

Sabemos que Argentina está representada, además de ser anfitriona, es una integrante más de este grupo, pero sabemos también que será solo representación simbólica, porque aquí quien dirige nuestra economía es el FMI y EE.UU. Entonces quién estará para vigilar por nuestros intereses y la de todos los países que “quedan afuera” de esta reunión tan mentada. ¿Alguno de los mandatarios presentes, como ocurrió en reuniones anteriores, defenderá el bienestar de los pueblos excluidos de esta reunión, ¿alguno se atreverá a recordarles que no solo deben pensar en controlar el comercio, sino también los negocios financieros internacionales, que provocaron y siguen provocando en el mundo la destrucción de la industria y el empobrecimiento de nuestros países?

Ellos son capaces de pasar por encima sus diferencias ideológicas, culturales y hasta religiosas, para cuidar sus finanzas, sus negocios, sus riquezas, su poder; son capaces de ponerse de acuerdo, para seguir dominando el mundo.

Cuando lo pienso, me siento impotente ante tanto poder, que parece indestructible, pero sigo creyendo firmemente en dos poderes, al que ellos le temen:

Uno es a la unidad de los pueblos, por eso pretenden destruir UNASUR, MERCOSUR Y TODA INTENCIÓN DE UNIDAD DE LOS PUEBLOS EXCLUIDOS DE ESTE CÍRCULO DE PODER; incluso adueñándose de Naciones Unidas.

Le temen a los pueblos y los reprimen cuando salen a la calle a reclamar por sus derechos y se unen para trabajar, luchar y sacar a sus habitantes de la pobreza, de su larga historia de exclusión.

El otro poder, es en el que yo creo firmemente, es el Poder de Dios. Aunque parece que todo está dominado, por los ricos, ambiciosos y egoístas del mundo, que son una minoría, sigo creyendo que Él es el único Señor de la Historia y que con nuestra ayuda, la de los pueblos, la de los dirigentes religiosos, que aún parecen dormidos, ausentes y siguen mirando el Cielo, sin querer ver lo que pasa a su alrededor; podremos humanizar esta sociedad y devolverle a todos una vida digna, donde se respeten sus derechos, donde la justicia social sea prioridad y la Paz sea la puerta a un destino de grandeza, para todos.