CORREO DE LECTORES

Soñando un amanecer límpido

Escrito por:
Pablo Sánchez

Ayer salí a la calle para comenzar mi jornada de trabajo. Una mañana luminosa me saludaba, se metía en mi alma provocando un profundo suspiro, acompañando de una sonrisa. Lo comentaba con un compañero de trabajo. Y me dijo que a él, un amanecer tan lindo, lo hacía sentir bien. Es que un cielo sin nubarrones, sin amenazas de tormentas, levanta el ánimo y nos da fuerza.

Cuando en la vida personal o social, parece que “las tormentas” no pasarán nunca, Dios nos regala días plenos, luminosos, porque quiere fortalecer nuestra esperanza. Él sabe que las personas o los pueblos sin esperanza, se debilitan, caen en el miedo que paraliza o en la indiferencia que frena cualquier impulso de avanzar, de caminar.

Y me dio ganas de cantar la canción de Teresa Parodi que dice.

“Nos han robado hasta la primavera

Pero no pueden con nuestra canción

Parece frágil pero no se entrega

Sigue cantando como vos y yo.

Ella resiste porque es la memoria

Ella resiste como vos y yo

Ella desnuda nuestras alegrías

Nos hace libres desde el corazón.

Hermosa canción que en una mañana tan linda comencé a tararear, casi como en un susurro, imitando la brisa suave que acariciaba las hojas de los árboles y me refrescaba el alma.

Pensé en mi pueblo, en mi patria y elevando mis ojos al cielo, rogué a Dios por aquellos que junto al pan de cada día han perdido la fe. Que Él, único Señor de la Historia, despierte en ellos la esperanza de un amanecer límpido, que podamos disfrutarlo todos. Que todos, sin excepción, podamos volver a sonreír, a cantar, a vivir dignamente, mientras soñamos un pronto futuro con justicia, paz y libertad.