CORREO DE LECTORES

CONCORDIA, PRO VIDA Y PRO FAMILIA

Escrito por:
Consejo Ejecutivo C.G.T. REGIONAL CONCORDIA

Desde el día 27 de junio de 2018 en adelante en los diarios locales se publicaron dos notas que hacen referencia a la falta de honorabilidad de funcionarios del “Honorable Concejo Deliberante” del municipio de la ciudad de Concordia, por lo que a veces nos preguntamos, cómo llegaron, de dónde vienen, qué formación tienen para ejercer esa importante función en ese organismo de tan alta representatividad y trascendencia en la vida de una comunidad.

Una publicación de la Asociación de Pastores Unidos de la ciudad de Concordia presenta con claridad veridiana la ambigüedad de un foro deliberativo que debería ser ejecutor del pensamiento y la obra de toda una sociedad y a continuación, sobre el mismo tema, el Presidente del Partido Justicialista de nuestra ciudad Don Juan Carlos Cresto se expide al respecto con una contundente afirmación: “No se borra con el codo lo que se escribe con la mano”, refiriendo a los ediles que votaron en contra y que, debido a esa inconducta, no se pudo declarar a la ciudad de Concordia Pro Vida. Pro Familia, siendo que son los mismos que votaron el Pacto de San Antonio de Padua y luego rechazan este proyecto.

La reacción se debía dar y principalmente del Presidente del Partido Justicialista defendiendo las bases fundantes del movimiento creado por el General Juan Domingo Perón cuando afirma que la Doctrina del Justicialismo es profundamente humana y profundamente cristiana, por lo que se presenta a todas luces descabellado que, quienes se dicen ser peronistas, provoquen esta situación con sus conductas ambivalentes y pendulares.

Evidentemente no hay convicción y lo único que se mira a la hora de emitir el voto (como en este caso) es la tribuna o el aplausómetro, aunque esto signifique atentar contra la vida y la familia.

Vaya el reconocimiento de la Confederación General del Trabajo C.G.T. Regional Concordia al Compañero Juan Carlos Cresto porque está reafirmando con su voz y su firme posición la esencia de un movimiento que es superador de la ideología para transformarse en un sentimiento que une a la comunidad trabajadora organizada y a la sociedad en su conjunto y nuestro total apoyo a los religiosos unidos en defensa de la vida.

Como argentinos estamos con ustedes en la irrestricta defensa de la Vida y la Familia. Intereses sectoriales, generado por las usinas del poder mundial, sin el menor respeto a la persona humana por nacer, nos quieren confundir con discursos progresistas o tratarnos de ignorantes con números falsos, estadísticos impresentables que nadie conoce etc.

¿Todo esto para la eliminación sistemática del niño en gestación y destruir la familia? ¡No cuenten con nosotros!

Y si alguien proviene de una doctrina tan noble como lo es el Justicialismo y piense lo contrario, sería conveniente que se plantee tomar distancia de este movimiento dado que demasiado daño ya le ha causado con sus innobles conductas.