CORREO DE LECTORES

PERIODISTAS... UN DÍA MÁS... UN DÍA IGUAL... UN DÍA DIFERENTE

Escrito por:
Chispita

Un día, con su tarde y noche, en las que se recuerdan sueños, anhelos, ilusiones.

Logros cumplidos llenando el corazón y el alma de regocijo feliz, pero también decepciones, frustraciones y fracasos muy amargos.

¿Cuántas veces, frente a una hoja en blanco, un micrófono o una cámara hay lágrimas reprimidas porque se está atravesando una angustiosa circunstancia personal al entorno diario y a pesar de ello hay que dar una noticia alegre, divertida y optimista que las cambia por sonrisas contagiosas?

¿Cuántas veces pasa lo contrario, escondiendo o disimulando un momento también personal o del entorno diario que hace reír, bailar, agradecer a Dios y a la vida, cubriendo un suceso desgarrante, injusto, imposible de aceptar, especialmente en seres humanos?

Pero el Periodista no se fija límites emocionales, trata de dar lo mejor de sí mismo, recordando enseñanzas y ejemplos, dando lo que recibió, ayudando siempre, compartiendo lo bueno y lo malo y por sobre todo, llegando o tratando de llegar, con nobleza y dignidad, con veracidad y justicia.

Frente a la tarea encomendada o la elegida, porque consideran que deben esta ahí, soportan inclemencias del tiempo, algunas verdaderamente tremendas, pero la realizan con paciencia y tolerancia y hasta tratando de dar una mano o poner el hombro en un intento de solidaridad o bondad o fuerza.

¿Y sus propios malestares, dolores o salud deteriorada? ¿Y sus riesgos físicos por agresiones injustas o ensañamiento vengativo por su labor cumplida?

                                                                                                                                                                        Por ellos nos enteramos de algunos que sufren o hacen sufrir, de esfuerzos y sacrificios que no desean hacerlos conocer, de actos y actitudes de amor hacia el prójimo, hacia la vida, con respeto a esos valores morales que se inculcan desde que nacemos y no siempre se los aprende debidamente.

                                                                                                                                                                       Los Periodistas acercan distancias en fronteras y países, unen idiomas, costumbres, tradiciones, ciencia, arte y aunque puedan ser mal entendidos, criticados, ignorados, contrarios a otras ideas y opiniones que parecen más acertadas o correctas, no hay un afán, en ellos, de perjudicar con sentimientos malsanos y por eso, como pasa siempre, entre todas las personas del mundo, se escucha su pedido de disculpas, corrigiendo lo imperfecto y así lograr la armónica convivencia, desde el medio en que desarrollan sus actividades, a lectores, oyentes, televidentes, porque ellos ,en definitiva, quieren vivir política, social, educativa y económicamente como deben vivir todos los habitantes del mundo entero que aman su Patria y la Patria de todos.

                                                                                                                                                                       No sé si en esta nota mi pecado hacia ellos es de exceso u omisión, tal vez algunos pregunten ¿Por qué agradecer tanto? Tal vez se conteste: ¿Y por qué no reconocer?

                                                                                                                                                                             A todo el Staff del Diario El Heraldo, a la Familia Liebermann que ya no está aquí: GRACIAS por dejarme “meter” en vuestras páginas y por muchas cosas más.

SALUD, BIENESTAR, ÉXITOS.