CORREO DE LECTORES

EN EL DÍA INTERNACIONAL, EJEMPLOS A SEGUIR

Escrito por:
Rosa Araujo de Giacobino

Debemos recordar a un gran ejemplo de mujer, en estos días tan especiales que celebramos a las MUJERES, conocida como Madre Teresa de Calcuta o Santa Teresa de Calcuta.

Nació en Skopje, Macedonia el 26 de agosto de 1910 y falleció el 5 de septiembre de 1997 a los 87 años. Fue sepultada en la iglesia de Santo Tomás, al lado del convento de Loreto, en Rathfarnham, Irlanda. Su nombre secular, Agnes Gonxha Bojaxhiu.

Desde muy temprana edad, descubrió su verdadera vocación de religiosa. Optó por cambiar su nombre por el de “Teresa” en referencia a la Santa Patrona de los Misioneros Teresa de Lisieux.

Dedicó sus siguientes 20 años en el Convento de Loreto a enseñar, pero también comenzó a preocuparse por los pobres y los enfermos de la ciudad de Calcuta.

Fundó una congregación para ayudar a los marginados de la sociedad, primordialmente a enfermos pobres y personas que no tenían hogar.

En la década de 1970 era conocida internacionalmente y había adquirido reputación de persona humanitaria y defensora de los pobres e indefensos.

Obtuvo el Premio Nobel de la Paz, en el año 1979 y el más alto galardón civil de la India en 1980, el Bharat Ratna, por su labor humanitaria.

A ellos se le sumaron una decena de premios y reconocimientos de primer nivel, tanto nacional, como internacionales.

Recibió elogios de muchas personas, gobiernos, organizaciones, sin embargo afrontó una serie de críticas. En el 2010 en el Centenario de su nacimiento fue homenajeada alrededor del mundo y su trabajo elogiado por la presidente india Pratibha Patil.

Ahora reflexionemos sobres estas hermosas y sabias palabras de la Santa...

MIENTRAS ESTÉS VIVA, SIÉNTETE VIVA

Siempre ten presente que la piel se arruga, el pelo se vuelve blanco, los días se convierten en años...

Pero lo importante no cambia: tu fuerza y tu convicción no tienen edad. Tu espíritu es el plumero de cualquier telaraña. Destrás de cada línea de llegada, hay una de partida.

Detrás de cada logro, hay otro desafío.

Mientras estés viva, siéntete viva.

Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo. No vivas de fotos amarillas... Sigue aunque todos esperen que abandones. No dejes que se oxide el hierro que hay en ti.

Haz que en vez de lástima, te tengan respeto.

Cuando por los años no puedas correr, trota.

Cuando no puedas trotar, camina.

Cuando no puedas caminar, usa el bastón...

¡Pero nunca te detengas!