CORREO DE LECTORES

Consorcio Concordia o Barrio San Martín

Escrito por:

Enseñar al que no sabe es una obra de misericordia espiritual.

Cuando tomo un remis o o llamo un motomandado y le digo que vivo en el Barrio San Martín en la calle Poeta Juan L. Ortiz, la mayoría pregunta ¿dónde queda?.

Respecto de la calle debo aclarar que antes se llamaba Villaguay Oeste, que en realidad es una cortada que queda detrás de la escuela 14, General Navarro y a pesar de eso debo aclarar para más datos que queda detrás de la estación de Servicio de García, entre calles Paraguay y Mendiburu. Algunos acotan pero mire ponerle Poeta Juan L. Ortiz, ¡quién lo conoce! y otras expresiones por el estilo. Concurrí, entonces a un prestigioso historiador profesor de historia y escritor, que vive en esta calle, el Sr. Heriberto Pezzarini y me informó que Juan L. Ortiz fue un famoso y muy renombrado poeta entrerriano y que el nombre a la cortada lo promovió el entonces Concejal Héctor Strassera.

El barrio San Martín nace aproximadamente en la década del 50 según versiones de vecinos antiguos. Consta de 36 manzanas ubicadas entre la avenida San Lorenzo, calle Diamante, Teniente Ibañez y Paula Albarracin.

Dentro del Barrio San Martín de Porres, existían unos terrenos baldíos que pertenecían al Sr. Perillo que los vendió a un consorcio que los compró con un crédito otorgado por el Banco Hipotecario.

La empresa que se encargó de la construcción de las viviendas se llamó Gonzalez Ori. El presidente del Consorcio fue el señor Miguel Escobar.

El contador del consorcio fue el Sr. Mario Kotranosky. El secretario de actas de la comisión fue el señor Juan Denis. En 1970 nace el Consorcio Concordia O con el propósito de construir 72 viviendas que en 1978 fueron entregadas a sus compradores mediante préstamos del Banco Hipotecario.

Al principio fue conocido como Barrio amarillo porque sus casas estaban pintadas todas de ese color.

En un principio fue un anexo del barrio San Martín de Porres. El Consorcio Concordia Oeste abarca Avenida San Lorenzo, calles Diamante, Mendiburu hasta La Pampa y forma parte del Barrio San Martín.

Consulté con los primeros y más antiguos habitantes y con personas que integraron la comisión del Consorcio Concordia Oeste y todos coincidieron en afirmar que las viviendas no tenían medianeras, las que debían ser construidas por sus propietarios, 15 cm. cada uno, puesto que el préstamo otorgado por el Banco Hipotecario no alcanzaba para hacerlas. Sólo tenían una pequeña base para que el vecino que lo deseaba la hiciera 15 cm uno y 15 cm el otro. Otros me comentaron que al comienzo alguno hicieron medianeras de alambre. Lo que marca la ley es que si alguno de los vecinos quiere construir, por ejemplo, una habitación debe construir SU MEDIANERA de 15 cm. que sumada a la medianera de 15 cm. de su vecino deja una pared de 30 cm. como marca la ley, la que también ordena que la medianera debe ser construida desde el subsuelo. Si así no lo hace está usurpando la propiedad del vecino, en caso que construya su medianera sobre la medianera del vecino no respetando los 30 cm. que debe tener la pared de la habitación que quiere o está construyendo, respetando además los materiales que usa para la construcción ya que el ladrillo hueco de 8 cm. no es portante, no es posible su uso para estos casos.

En mi barrio hay muchos ejemplos buenos de vecinos, que respetando la ley, construyó cada uno su medianera de 15 cm. cada uno desde el subsuelo. Fui a sus viviendas y me contaron las historias de situaciones que me emocionaron, de construcciones hechas de acuerdos con la ley y con todo respeto el que es la base de toda relación.

Por razones de espacio no aporto otros datos acerca del Barrio San Martín y de la calle Poeta Juan L. Ortiz. Ojalá que haya puesto un granito de arena en la historia de un barrio de nuestra ciudad.

Al menos ahora saben donde queda, por gentileza de este importante medio de comunicación que es El Heraldo, de Concordia, siempre abierto a las inquietudes de todos sus lectores, lo que agradezco de corazón.


Sara Gastelacoto.


PD: Opino que sería importante que los docentes enseñen interdisciplinariamente acerca del barrio que viven sus alumnos, con la colaboración de éstos que como “periodistas” visiten a los vecinos más antiguos que conocen la historia y algunos aporten fotos acerca del tema.

Seguro que algunos lo hacen. Es un pequeño aporte al conocimiento de nuestra ciudad. Cada docente decide.