APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

VERDADERAMENTE FINÍSIMOS

Escrito por:
María Rosario Echeverría

En los últimos días del pasado año 2017 tuve -para mi gran gozo- la oportunidad de “vivir” espléndidos conciertos ofrecidos a través de la televisión. En total fueron sólo dos, pero me motivaron a concretar algunas cositas, entre ellas, informarme respecto a los delicadísimos violines Stradivarius. De este modo llegué a conocer lo que sigue aquí.

En vida, el constructor de instrumentos musicales italiano Antonio Stradivari (1644-1737) produjo alrededor de 960 violines, de los cuales 550 todavía siguen en uso. Cada uno fue construido con una calidad de sonido única y eso les da el gran valor que tienen. Esta peculiaridad se debe a la madera con la que están elaborados, los años de envejecimiento, el uso y la densidad de ésta, así como las pequeñas grietas, agujeros hechos por gusanos y otros defectos, logran que cada uno suene diferente.

Entre sus características también se destaca que son muy ligeros (pesan aproximadamente medio kilo) y que necesitan poca presión para producir un sonido fuerte. Uno de los mejores ejemplares llegó a venderse por más de 15 millones de dólares y generalmente son adquiridos por bancos, museos u organizaciones benéficas que los prestan a los principales violinistas.

Todo esto y más explica que los violines Stradivarius son tan valiosos.