APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

EN ESTAS FIESTAS, VOLVAMOS A NUESTRAS RAÍCES

Escrito por:
Adolfo Daniel Badaracco

Para los creyentes en Jesús de Nazaret, la Navidad es la elocuente presentación de un proyecto de vida feliz, que nos propone el Niño Dios, desde un pesebre. Esa propuesta de felicidad consiste en construir una sociedad donde se vivan radicalmente los valores de la justicia, la verdad, la libertad, el amor y la paz. Fundamentalmente eso es lo queremos celebrar los creyentes en estos días. Ese es el núcleo esencial del cristianismo, esa es la razón de ser de la Iglesia Católica, ese es el único camino para vivir la felicidad en este mundo y en el “más allá”.

Hoy, para la Navidad, se nos propone otro proyecto de vida que nos invita a acaparar bienes materiales, a consumir de manera desenfrenada, a dominar a los más débiles y a buscar desesperadamente el placer, por el placer con lo que tratan de desaparecer la imagen del Niño Dios. Por eso es promocionando, ese muñeco pagano autosuficiente y lleno de regalos, que es Papá Noel, símbolo de consumismo, opulencia, la saciedad, que se viste de rojo y blanco porque son los colores de Coca-Cola que surgió por una leyenda urbana que nació en 1931, por encargo de la agencia de publicidad de Coca-Cola al dibujante Haddon Sundblom. El objetivo era crear un personaje entre lo simbólico y lo real, la personificación del espíritu navideño y la felicidad de Coca-Cola, que es lo que nos hacen vivir hoy.