APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

EL PRIMER ALBUM FUE UNA PARED

Escrito por:
María Rosario Echeverría

Del mundo de la Filatelia


Me enteré hace poco tiempo. Y me resultó interesante. Por eso aquí lo dejo. Una vez, en un periódico inglés apareció el siguiente aviso:

“Una joven señora, deseosa de empapelar las paredes de su tocador con estampillas postales anuladas, ha logrado reunir 16.000. Pero aún son insuficientes, de modo que quedará muy reconocida a cualquier persona que disponiendo de estos artículos (por lo demás inútiles) quiera ayudarla en su singular empresa.

Dirigirse a:...”

Quienes quisieran ayudarla debían enviar los sellos a Mr. Butl’s fabricante de guantes, o a Mr. Marshall, joyero, ambos amigos de la misteriosa señora porque en aquellos tiempos no era bien visto que una mujer publicara su nombre y dirección en un períodico.

A los dos días, la joven señora había recibido suficientes estampillas como para empapelar la casa.

Este hecho hoy no parece curioso ante los millones de estampillas que circulan a diario y los miles de coleccionistas que hay en el mundo, pero lo sorprendente es que el aviso es del año 1841, fue publicado en el “Times” de Londres y más asombroso aún que fue en 1840, tan solo un año antes, cuando apareció la primera estampilla en el mundo, precisamente en Londres.

Esta anécdota permite deducir que con la primera estampilla nació la filatelia, ya que el éxito de esta señora, “empapeladora”, puso en evidencia que mucha gente guardaba los sellos sin saber muy bien para qué. Pero debieron pasar muchos años para que surgiera la designación filatelia tal como se la conoce hoy.

Una palabra que indica mucho más que coleccionar estampillas, es la puerta de un mundo apasionante. La estampilla, además de ser, muchas veces, una obra de arte, también es una ventana al conocimiento, una guía para viajar por el mundo y su historia: las personalidades, la flora, la fauna, los trajes típicos, los deportes, las obras de arte, la aeronáutica, los transportes. Todo lo imaginable está representado en las estampillas. Y en su fantástico mundo.