APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

Cumple 100 años la escuela Nº 25 Ramón Ferré de Colonia «La Perla»

Escrito por:
Una exalumna . Rosita Ramat- Ferré

Fue mi escuela primaria donde aprendí las primeras nociones como alumna, en ese establecimiento rural, ubicado sobre la Ruta Provincial Nº 37 , en la unión de cruce de 4 calles, que nos conduce desde General Campos a la ciudad de Federal.

Mis recuerdos son muchos, difícil transcribir en la expresión de esta nota, pero me limitaré hacerlo más como historia y no con el corazón, porque ahí emocionalmente hay «montones de recuerdos», de todo lo vivido en esa década del año 1960 con el paisaje y sus habitantes de esa zona. Muchos de ellos ya no están en esta tierra y lo comprobé el mes pasado que estuve allí y me encontré con casas abandonadas y cubierta por la vegetación. Eso fue como mostrarme la realidad.

Ejemplo: primero era una villa con muchísimas familias, que eso era Arroyo Hondo, no solo no existe más el arroyo sino que su gente no está, los jóvenes se fueron en búsqueda de futuro y los mayores también «se fueron al más allá». Enfrente al edificio de la escuela estaba un comercio importante, que era como una especie de supermercado, donde tenía todo, sus dueños eran una familia muy religiosa de apellido Ravasio, compuesta por la mamá ( el esposo ya era fallecido), su nombre era Graciana Ravasio, catequista, que facilitaba su casa para que el sacerdote oficiara la misa de todos los meses (el padre Meyer primero), luego fue el padre Manuel Suarez, éste último falleció en un terrible accidente automovilístico en la Ruta Nac. 18. Demás está decir que este sacerdote era muy emprendedor e hizo muchísimo por la comunidad de General Campos.

Los hijos de doña Graciana, ( como le decíamos cariñosamente todos) las mujeres eran monjas , no vivían en el país y los varones Eduardo, «Pepe», era el carnicero, su esposa Enriqueta Schoeder; Luis era el almacenero, su esposa «Chichí» Aguilera (su hijo es el sacerdote Roque Ravasio) que está en La Bianca aquí en Concordia y Juan vivía al lado izquierdo del edificio de la escuela, con su esposa Elsa Moren y sus 3 hijos «Beto», Jorge y María del Carmen era la casa de esta familia, donde todos los niños de la escuela dejábamos nuestro medio de transporte (generalmente el caballo), que Juan cuidaba siempre y hasta a veces nos ayudaba a subir a nuestro regreso, los que no éramos tan duchos en equitación, como yo, que tenía apenas 7 años.

Entre esta casa y el edificio de la escuela se encontraba la única canilla, que nos hidrataba con agua fresca y una puerta de tejido grande, que nos comunicaba y siempre en horario de clase dejaban abierta.

El viejo edificio escolar constaba de 2 habitaciones, un salón grande muy lindo con piso de baldosas y todo, la otra donde se desarrollaba el 1er y 2º grado era pequeña, piso de ladrillos solamente y el aspecto rústico en sus paredes.

LAS DOCENTES DE LA

 ESCUELA Nº 25

«LA PERLA»

Casi todas eran de Concordia, viajaban y se quedaban de lunes a viernes en casas de familias conocidas, en mi época la casa de Julián Willat y doña Agueda, distante a 4 kms. de Pueblo Ferré y las traían en sulky hasta su lugar de trabajo (la espera de este transporte recuerdo que era muy lindo y estábamos ansiosos, por eso casi todos íbamos a comprar golosinas al Almacén de los Ravasio), las docentes eran mujeres: Nilda Campestrini, Blanca Pérez, Nora Fusch, Carmen Angarola y la que recuerdo muy bien, porque fue mi primera maestra es Elsa Alonso, luego Nélida Janshons y Nora Goyeneche.

Los apellidos de esa época eran: las Hnas. Rodríguez (Rosita Rodriguez de Gaiga se sentaba en mi banco (es una gran artista de la música en Concordia), Oronel, Reynoso, Crespo, Pereyra, Ramirez, Gonzales, Pinget, Abalos, Ferré, Luque (una anécdota muy linda de Hugo «Quico» Luque, nunca asistió a clase, se preparaba solo en su casa y se presentaba a rendir, siempre con notas de 10 (el hermano es sacerdote en Rosario).

BASILIO RODRIGUEZ

Fue un hombre muy importante para la edificación de la escuela 25 en ese lugar, porque el terreno era de su propiedad y no se sabe si lo donó o de venderlo (según su hija Marta con la cual estuve hablando la semana pasada en General Campos) ocurrió a un precio muy accesible, porque él quería que en esa zona existiera una escuela.

En 1970 se construye el nuevo edificio muy cerca de la Capilla Cristo Rey, refugio espiritual que fue gestión también de la familia Ravasio para que exista una capilla muy bonita, junto a la escuela nueva. Siendo su Directora la Sra. Irma Rebort y luego el Sr. Méndez, del edificio viejo sólo quedan los árboles y los recuerdos. La actual directora es la Srta María Valeria Befart, (que vive en San Salvador) en una charla me solicitó si podía escribir algo sobre mi primera escuela y a su vez por intermedio de este prestigioso diario El Heraldo, (que es muy leído) que invite a todos los exalumnos a participar el Domingo 15 de Octubre de los festejos que tendrán lugar todo el día, desde las 10 hs., al mediodía almuerzo criollo y por la tarde evento artístico, culminando a la tardecita.

Es una cita para todos a la que no podemos ni debemos faltar.