TEMAS DEL DÍA

CORREO DE LECTORES

EL MODELO EDUCATIVO ARGENTINO PARA EL SIGLO XXI

Escrito por:
Felipe Sastre. Abogado

El cambio es un proceso que involucra dejar atrás viejas concepciones y comenzar a mirar al futuro desde una óptica distinta.

En el siglo XIX, la Ley 1420 de Educación Común marcó un antes y un después para el incipiente sistema educativo argentino y, con sus aciertos y errores, significó para nuestro país una gran oportunidad para insertarnos en el plano internacional como una potencia en desarrollo.

Hacia 1918, al calor de las ideas inmortalizadas por Deodoro Roca en el "Manifiesto Liminar", la Reforma Universitaria significó un hito en la historia de nuestro país que condujo a una gran transformación de la Educación Superior que dio nacimiento a la universidad pública, gratuita, republicana y cogobernada, de características únicas en el mundo.

Durante el gobierno del Presidente Illia, la Argentina llevó la inversión en educación del 12 al 23% de su presupuesto, lo que permitió, entre otras cosas, alcanzar la mayor tasa de egreso de la historia de la UBA y llevar adelante un Plan Nacional de Alfabetización realmente innovador para aquel momento. Por eso, al decir del premio Nóbel Luis Federico Leloir: "La Argentina tuvo una brevísima Edad de Oro en las artes, la ciencia y la cultura: fue de 1963 a 1966".

Luego vendrían años de desinversión y retrocesos, fundamentalmente durante la década de los noventa, en los que la deserción escolar y los bajos rendimientos se convertirían en moneda común.

Hoy, las preocupaciones son las mismas pero entiendo que contamos con más y mejores herramientas para encarar las transformaciones que nos lleven a posicionarnos entre los países con sistemas educativos de mayor calidad.

Para ello, debemos apuntar a todos los niveles y comenzar a entender que la educación de nuestros hijos empieza en casa.

Habiéndose cumplido este sábado 133 años de la promulgación de la Ley 1420, debemos reforzar nuestro compromiso por seguir construyendo una Argentina próspera, moderna, justa y equitativa, donde la base de todo ello sea la educación.