TEMAS DEL DÍA

CORREO DE LECTORES

EL PODER DE LA MUSICA

Escrito por:
Hernán Real

Estemos donde estemos siempre estamos mejor si algo de música nos acompaña, todo lo importante de nuestras vidas merecería tener su fondo musical, y es que así nos fuimos formando, siempre con distintas canciones que salian de los aparatos de radio, de la tv o de algún familiar guitarrero que amenizaba las reuniones al son de sus melodías.

Imaginemos la vida sin música, imaginemos que solo el silencio y las voces de diálogo fueran eternamente los sonidos que nos acompañaran, cuanto vacío sentiríamos, cuanta falta nos haría, aún si nunca hubiéramos escuchado una canción, sentiríamos muy dentro nuestro que algo nos estaría faltando.

Es por ello que las mejores películas, las mejores series y los mejores programas tienen sus cortinas musicales, es por eso que la radio, mas allá de las noticias que nos mantienen informados, se han hecho tan populares y necesarias.

Si desde los tiempos más remotos hemos comprendido esa necesidad. Las definiciones parten desde el seno de las culturas, y así, el sentido de las expresiones musicales se ve afectado por cuestiones psicológicas, sociales, culturales e históricas.

De esta forma, surgen múltiples y diversas definiciones que pueden ser válidas en el momento de expresar qué se entiende por música.

Ninguna, sin embargo, puede ser considerada como perfecta o absoluta.

Es más, la música nos transporta y quizás los recuerdos más notables nazcan desde un acorde, al recordar el tema que le gustaba a la abuela, al recordar la canción que siempre cantaba papá, al recordar esa melodía que sonaba durante nuestro primer beso de amor, o más general quizás, oír algún conjunto y recordar una época completa, esa de nuestras infancias o de nuestra juventud, esa de nuestras salidas nocturnas, esa de nuestros memorables viejos tiempos idos.

Pero aún más allá todavía, en lo particular me pasa algo que tal vez también te pase, hay canciones que me llevan a imaginar lugares específicos sin necesidad de haber vivido algo importante de ante mano en ellos, un ejemplo es Julio Iglesias con el mar, Credence con las rutas nocturnas, Emma Shaplin con la noche. Tal vez una escultura solo pueda ser bien disfrutada por algún estudioso del tema, lo mismo una pintura, pero la música es universal, se deja disfrutar sin conocimiento alguno, la disfruta el niño y el anciano, el pobre y el rico, el débil y el poderoso, cada cual con su temática, con su género, con sus letras y estilo, pero es música en fin.

Por eso te invito a ponerle música a tu vida, a disfrutar de sus notas, de sus sonidos y sus silencios, y si alguna vez una tristeza te azota y te hace suponer que nada tiene sentido, recordá que cada vez que termina una canción empieza otra, enseñándonos que nunca es tarde para volver a empezar.