Boxeo

21 de Julio de 2019 - Nota vista 614 veces

Pacquiao agigantó su leyenda y quiere un lugar en el podio de los más grandes del boxeo

Las tarjetas marcaron la victoria para el filipino en decisión dividida.

El MGM de Las Vegas estuvo como en sus mejores noches: colmado de un público necesitado de ver un gran combate con figuras del boxeo que le dieron un gran colorido al ring side.

Desde el vamos la primera vuelta fue excitante. Cuando parecía que Keith Thurman se quedaba con el giro inicial, Manny Pacquiao acertó un cross de derecha y generó el primer cimbronazo de la noche. 


En la segunda vuelta, Pacquiao se apoderó de la escena. Manejo la vuelta desbordado de motivación, eso que perdió Thurman tras la caída.

Thurman creció en la tercera vuelta. Buscó tomar protagonismo, pero a pesar de esto los golpes más certeros fueron del filipino, quien ampliaba la diferencia.

La cuarta vuelta mostró a Pacquiao iluminado. Llegando a destino con golpes lineales, a pesar de tener menos alcance que su rival.

En el quinto, el filipino logró dar vuelta la historia porque Thurman logró filtrar el cruzado de derecha en varias ocasiones, pero el cierre de Pacquiao fue feroz. Thurman regresó a su rincón con sangre en su rostro.


Cerró bien el primer ciclo de combate Thurman. Predominó con un ritmo constante y con la derecha profunda que quebró la defensa de Pacquiao.

La séptima vuelta tuvo una gran versión de Thurman. El estadounidense le puso rigor a sus acciones y a Pacquiao le peso el round. Toda Pasión marcaba una diferencia de 4 puntos para el Pac-Man.


El octavo fue parejo. Tan encarnizado como cambiante. Cerró mejor la vuelta Thurman con un coraje digno de un boxeador de primer nivel. Poniendo el cuerpo, Thurman ahorraba la distancia.

Se lo notó cansado a Pacquiao en el noveno acto. Thurman dejo su sello en varias ocasiones sobre el rostro de Pacquiao quien a pesar de ser desbordado seguía atacando.

Antes de llegar al minuto final de la décima vuelta, Pacquiao le clavó la izquierda a la zona hepática. Thurman quedó al límite de sufrir la segunda cuenta. El filipino lograba reaparecer en el combate.

En el undécimo el cansancio se apoderó de los dos. Se lo llevó Thurman quien colocó dos derechas a fondo que llegaron de lleno en el rostro de la leyenda filipina.

Pacquiao se iba al último descanso con 2 puntos de diferencia.

El último asalto fue para Thurman porque busco hasta el final. A pesar de que Pacquiao pudo arrimar manos sólidas.

Terminaron el combate con una gran tensión. Pudimos disfrutar de una gran pelea en Las Vegas donde los peleadores combatieron por la totalidad del título welter de la AMB.


Las tarjetas marcaron el triunfo para el filipino en decisión dividida. En tanto Toda Pasión marcó 114-113 para Pacquiao, quien realza su figura en la cúspide del boxeo mundial.

A los 40 años su imagen no se apaga, sino que se agiganta ante rivales con avales para poder quitarle protagonismo. Estamos en presencia de una figura que difícilmente podamos descubrir en el futuro. (TN)

  • expand_moreComentarios